Zumby Pixel

Vaporizadores y cigarro electrónico ponen en riesgo la vida de mexicanos

La mayoría de los equipos para vapear, como se le conoce a la actividad de inhalar vapor mediante el cigarro electrónico, son importados de China.
Cada fabricante decide las concentraciones de las sustancias, sin que haya un control sanitario. Foto: EFE

Publicado 25 enero 2018 el 25 de Enero de 2018

por

  • Los líquidos que se utilizan para producir vapor contienen diferentes concentraciones de propilenglicol, etilenglicol y glicerina, así como saborizantes y colorantes.

México.- La falta de regulación en torno al cigarro electrónico en México pone en riesgo a sus usuarios, cuyo número va en aumento a pesar de que no hay evidencia científica suficiente sobre su eficacia en el tratamiento del tabaquismo, advirtieron expertos.

Los también llamados vaporizadores tampoco están reconocidos como auxiliares en el tratamiento del tabaquismo.

La mayoría de los equipos para vapear, como se le conoce a la actividad de inhalar vapor mediante el cigarro electrónico, son importados de China.

Álvaro Pérez, comisionado de Cooperación Sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), asegura que la falta de regulación ha provocado que los vaporizadores y sus componentes se vendan de manera clandestina.


Por lo general, los líquidos que se utilizan para producir vapor contienen diferentes concentraciones de propilenglicol, etilenglicol y glicerina, así como saborizantes y colorantes.

Cada fabricante decide las concentraciones de las sustancias, sin que haya un control sanitario.

Actualmente existe una ambigüedad, pues el artículo 16 de la Ley General para el Control del Tabaco prohíbe la comercialización, pero no el consumo.

“Después de haber trabajado desde hace muchos años con fumadores, definitivamente no lo recomiendo (el vaporizador). He tenido casos de pacientes que tienen una respuesta inflamatoria en aparatos de respiración superior”, señaló Guadalupe Ponciano, directora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo del Departamento de Salud Pública de la UNAM.

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud emitido en 2015, no hay consenso científico sobre la seguridad del cigarrillo electrónico y “aún es pronto para hacer cálculos de qué tan dañino es vapear comparado con fumar”.

Algunas investigaciones en otros países que comparan productos específicos sugieren que ciertos modelos de cigarro electrónico parecen ser menos dañinos que el tabaco.

Precisamente, el problema es la variedad de aparatos y componentes en los líquidos, los cuales tienen efectos distintos.

Fuente: EFE

US - US -