Zumby Pixel

¿Y el gasolinazo? ¡Apá!

¿Y el gasolinazo? ¡Apá!

Publicado 24 enero 2018 el 24 de Enero de 2018

por

Lic. Guillermo Ingram

El día de ayer me decía una muy querida amiga que ya está hasta queque de que ahora, todos, con motivo las campañas electorales, son economistas, socialistas, expertos financieros, sociólogos, etc. Y resulta que a los candidatos ¡La mar de sabios para conducir desde la más humilde alcandía hasta sentarse en “Doña Leonor” (la silla presidencial) para salvar a la nación!… de todo mal ¡Amén!

PUROS DISCÍPULOS DE LA MADRE TERESA Y GANDHI

Y es verdad, de pronto, puro Súperman a la vista, para luego venir a regar todo el tepache. Realmente los votantes no tenemos ni para dónde hacernos, en serio. Pero, seguiré meditando mi voto, aunque, a lo mejor termine votando por mí ¿Se acuerdan cuando en las votaciones del viejo PRI y del viejo PAN siempre gente connotada del ámbito nacional obtenía una buena cantidad de votos?, como por ejemplo: María Félix, Cantinflas, Pedro Infante ¡Hasta Doña Sara García llegó a tener sus admiradores para llegar a la Presidencia!

Estos personajes eran votados en función a que la ciudadanía en un acto cívico de altura, no dejaba de votar, pero tampoco escogían a los “tradicionales”, por ello optaban por el espacio de “otros” y ahí escribían el nombre de su personaje favorito.

Exactamente eso es lo que se debe hacer ¡Ir a votar, no dejar de hacerlo! Y votar hasta por uno mismo o alguien admirado. Pero ¡Nunca dejar de ir a sufragar!

¡NADA NUEVO BAJO EL SOL!

Esto de las elecciones y de las votaciones, no crean que ha cambiado, salvo en los países socialistas escandinavos (en donde la ciudadanía cuenta con enormes prestaciones sociales, como al igual que en uno que otro de los países del llamado Primer Mundo), en el resto del planeta sigue la misma gata, salvo que revolcada. O, cómo se hacía en la Roma antigua. Ahí, los candidatos que daban más pan, trigo o diversiones, eran los que captaban la atención de los votantes: esa ingente masa informe de desheredados deambulando por la urbe, pero, al detentar la ciudadanía romana, votaban, por lo que, quienes luchaban para lograr un escaño, le regalaban de ¡Todo!

¿SE LES DEBERÍA CITAR DISTINTO? HOY DIFIERE DE SU ETIMOLOGÍA

Les recuerdo que la palabra “candidato” viene del latín “candidátus”, participio de los verbos “candere” (ser blanco, pero también brillar o arder) y “candidare” (blanquear, poner algo blanco), Surge el concepto en la Antigua Roma, cuando los tribunos apelaban a una toga blanca durante sus campañas políticas para generar una buena impresión a los ciudadanos.

Al parecer, hoy ¡EN TODO EL MUNDO!, pareciera se tendrá que cambiar el nombre, sobre todo porque en función a los acontecimientos actuales, los candidatos, lejos de proyectarse “blancos”, todos sin excepción, lanzan lodo y excremento en contra del adversario, que todos terminan en un virtual baño de caca, en donde la blancura es lo de menos.

¡QUÉ TIEMPOS, QUÉ COSTUMBRES! (CICERÓN)

En fin. Lo que sí es muy cierto, que el país que le estamos dejando a las generaciones de vanguardia está ¡Qué parte el alma! Amén de que la violencia ya extrema en la que vivimos, hace que TODOS, tengamos miedo ¿A poco no? Necesitamos urgentemente de que el Estado vuelva a tomar sus funciones de tal. De mis lecturas de bachiller, vuelvo a extraer aquel principio de Juan Jacobo Rousseau, de su obra “El Contrato Social”, donde dice él que el hombre dio a cambio algo de su libertar al crear el Estado, a fin de que éste lo defendiera y le diera seguridad. Y lo que está sucediendo en el Estado Mexicano, es todo, menos lo que uno de los máximos intelectuales y filósofos de la Revolución Francesa estableció en su trascendente texto.

¡SI DIOS NO EXISTE, TODO ESTÁ PEMITIDO!

En fin, con todo lo que ahora sucede en el mundo, pareciera estamos presenciando una auténtica involución del ser humano, en donde TODO lo que se aprendiera y estableciera en principios de toda índole a partir del triunfo de la República en la Revolución Francesa, hoy se esté en acelerada marcha forzada hacia la salvaje práctica del liberalismo económico de la Revolución Industrial del: “Dejar hacer y dejar pasar”. O sea, que el pez más grande se coma al más chico o, como dijera Dostoyevski en Los Hermanos Karamazov, en boca de Iván: “Si Dios no existe, todo está permitido”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

- US -