Zumby Pixel

Solo cambia de lugar para ejercer

LA POLÍTICA Y LA PROSTITUCIÓN HAN IDO SIEMPRE DE LA MANO

Publicado 23 enero 2018 el 23 de Enero de 2018

por

Lic. Guillermo Ingram

El domingo pasado, navegando en la red, encontré una nota en el diario “Berliner Kurier”, que me pareció bastante interesante por su contenido trágico-chusco-humano, se trata sobre una mujer, residente en Berlín, Alemania, cuya actividad económica principal había sido hasta hace quince años la prostitución, narra que en su lucha porque a la prostitución se le reconozca como una profesión fue a parar en la política, habiéndose dedicado de tiempo completo a la misma, en donde ganó dinero, pero, se aventuró en algunos negocios que le resultaron en fracaso, hoy se ve sin cargo público alguno, con necesidad de dinero y ¡Ha vuelto a la prostitución! Y por circunstancias que no explica, ella dice que desde hace dos años se le niega la prestación por desempleo bajo diferentes excusas, por lo que considera el Estado es el responsable de que se haya visto obligada a volver a ejercer la prostitución: “El Estado me convierte en una prostituta forzada, por así decirlo, porque la oficina de empleo no me concede ninguna ayuda”.

LA POLÍTICA Y LA PROSTITUCIÓN HAN IDO SIEMPRE DE LA MANO

Independientemente de la tragedia de la política teutona, lo anterior me trae a recordarles (porque ya se las conté en otra ocasión) aquella anécdota del Presidente norteamericano, Harry S. Truman (tocaba muy bien el piano), quien en una entrevista a pregunta expresa, respondió: “De no haber sido político, me habría gustado trabajar tocando el piano en algún prostíbulo, total, ¡el trabajo vendría a ser más o menos el mismo!”.

De darle la credibilidad debida a lo dicho por Harry S. Truman, en un rápido comparativo y sacando conclusiones en la misma medida (pero con gran certeza), en México ¡Sobre todo en el presente!, tenemos a los “suripantos” y suripantas (el entrecomillado porque es vocablo femenino, SURIPANTA: corista de teatro o, mujer alegre, excesivamente libertina y despreocupada) más torpes y mediocres (contados los que merecerían el nombre de estadistas), pero eso sí, también los más caros del orbe, todo con cargo al erario nacional. ¿A poco no?

¡SE COTIZA BIEN!

La ciudadana en mención se llama Felicitas Schirow y ya ha comenzado con la promoción de su regreso al ambiente del tacón dorado y en un anuncio ofrece “una hora de placer para caballeros de clase alta” por 200 euros. La dama cuenta con 60 años de edad, pero, de acuerdo con la fotografía está muy lucidora.

El otro día leía en una periodista del D.F., que refiriéndose a la igualdad de género, decía que la prostitución debería de equipararse a una profesión, pues en esencia no hay diferencia entre vender el cuerpo o servicios intelectuales ¡Nada más cierto!

REGRESANDO A LA PROSTITUCIÓN-POLÍTICA

Si leemos la biografía de Julio César, connotado y visionario político de la Roma antigua, y además uno de los mejores militares de la Historia Universal, se podría decir encarna la figura de un político-prostituto en toda la extensión de la palabra, pues era disoluto, sibarita, cometió todos los excesos, se vendió, lo vendieron y dijeran sus tropas que lo amaban: “Era el marido de todas la mujeres y la mujer de todos los maridos”. Patricio (sin albur), caído en desgracia, y gracias a sus tretas regresa a la opulencia. Pero, fue hábil y engrandeció a Roma, proyectándola al Imperio.

TORNANDO AL PAÍS

La dama alemana al menos ha sido íntegra y defiende con denuedo su ideal y su estatus. En cambio, en México, vemos como muchos de nuestros egregios políticos se cambian (antes de caudillos) de partidos e ideología con tal de seguir en el presupuesto. Desafortunadamente en las actuales generaciones de políticos han exagerado en sus “ideales” y tienen a México más jodido que nunca, pero, todavía, empeorando el asunto, ellos mismos se creen sus logros y hasta exigen ser reconocidos cual emperadores romanos en un desfile triunfal, cuando que sólo es cuestión de ver las condiciones generales en las que está el país y compararla en cómo están los políticos prominentes y no hay mucho que buscarle para saber las consecuencias de ambas circunstancias ¿A poco no lo ven ustedes así?

LA POLÍTICA Y LA PROSTITUCIÓN EN LA HISTORIA UNIVERSAL

Lo descrito me trae a la memoria al emperador romano Heliogábalo, representante incuestionable de la decadencia de Roma; dedicado de tiempo completo a la crápula y la sevicia, en esto, muchas veces vistiéndose de mujer, y en tales circunstancia siempre lanzaba discursos picantes a las prostitutas de Roma, a las que previamente mandaba reunir.

http.//losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

US - US -