Zumby Pixel

Nosotros los rucos

Pensando en ello le he propuesto reunir a toda la flota una vez estando en Veracruz (ando de pata de perro) y proceder a llevar a cabo una reunión de ¡Puro contemporáneo! Cero hijos y cero colados...

Publicado 03 enero 2018 el 03 de Enero de 2018

por

Lic. Guillermo Ingram

Una muy querida amiga de TODA LA VIDA, me escribió para decirme que se sentía mal y mareada, lo cual me hizo sospechar ¡Efectivamente nos hemos vuelto rucos! Cuando que siempre habíamos sido jóvenes y cuán triste despertar. Pensando en ello le he propuesto reunir a toda la flota una vez estando en Veracruz (ando de pata de perro) y proceder a llevar a cabo una reunión de ¡Puro contemporáneo! Cero hijos y cero colados, la pura flota, llevar a alguien que toque guitarra ¡Y organizar una bohemia!, como cuando chamacones las armábamos en la playa de Mocambo ¡Qué rico la pasábamos! Cantando todos desafinados, pero eso sí, con mucho sentimiento.

¡AL DEMONIO CON LOS PROBLEMAS!

Estamos todos tan preocupados en asuntos netamente materiales y persiguiendo “una vida mejor”, que nos estamos olvidando de vivir. Cuando chamacones ni dinero teníamos, andábamos menos que al día, pero siempre teníamos todo el ánimo de vivir y disfrutar de la existencia ¡Y siempre lo logramos! Hoy, que los achaques se nos vienen encima y la situación que está como para cambiarse de planeta, no da más que para salir a divertirnos y a volver a sentinos bien, aunque sea, le decía a mi amiga, en calidad de “Pídele al tiempo que vuelva”.

SUCEDIENDO, LES PLATICO SOBRE LA REUNION DE LA GERONTOCRACIA

Eso sí, en cuanto se materialice la reunión de la gerusía, todos los asistentes estaremos advertidos que a la entrada del lugar se exigirá tener todos los celulares apagados, con la finalidad de que nadie esté jorobando, mucho menos hijos y demás familiares. Que el mundo no se acabará por tener ese invento del diablo fuera de combate por tres o cuatro horas, tal y como nada sucedió cuando nos reuníamos mucho antes de que salieran al mercado esos malditos adminículos de comunicación.

La idea es estar intercambiando toda una serie de ideas, comentarios, experiencias y planear alguna futura reunión, pero todo ello llevado a cabo entre la pura flota, en donde, claro, prive el buen sentido de la convivencia, pero, sin protocolo alguno de por medio, tal y como lo fue en aquellos años que creímos nunca terminarían…

¡VIEJA LEÑA QUE QUEMAR, VIEJO VINO QUE BEBER Y VIEJO AMIGO CON QUIEN CHARLAR!

Definitivamente debemos de hacer a un lado la calamidad, pues evidentemente de que no está en nuestro haber y mucho menos en nuestro ámbito de acción llevar a cabo actitud quijotesca alguna a través de la cual demeritemos estas condiciones endiabladas en que estamos viviendo, pero sí muy bien podemos levantarnos la autoestima y dejar que el mundo ruede. Pues total, amén de preocuparnos y lamentarnos ¡No vamos a componer nada!, en virtud de que cada día es más que evidente que estamos viviendo en un mundo, que, dijera François Mauriac (no “Le Sensualité”): “No siento el menor deseo de jugar en un mundo en el que todos hacen trampas”.

Hasta recordar y reírnos de aquellas películas, como la de Cantinflas, en donde hasta sus tragedias eran de carcajada, y las frases de alta filosofía, como aquella cuando están por sentarse a jugar una partida de dominó, Cantinflas y unos cuates y éste pregunta antes de iniciar el encuentro: “¿Vamos a jugar como caballeros o como lo que somos?”.

PASE LO QUE PASE Y SUCEDA LO QUE SUCEDA ¡¡¡EL SHOW DEBE CONTINUAR!!!

Así con los amigos, pase lo que pase, ellos deben de continuar con nosotros. Por lo tanto y en definitiva, la sugerencia a mi contemporánea, es hacer ver la enorme valía que poseen los amigos, incluso más allá de la familia, pues la familia podrá ser muy la raíz, pero, en ocasiones ¡Ay nanita! En cambio, con los amigos de toda la vida, con esos se la pasa uno siempre bien, sobre todo cuando se comparte un pasado en común. Como también con aquellos que llegaron y no se fueron ¡Se quedaron! En fin, ahora le doy el valor debido a la narrativa esa de que a los amigos hay que cuidarlos y conservarlos, porque ellos vienen a ser una verdadera familia cuando estamos ya en la edad de los “nuncas”.

¡NADA DE ANDARSE APENDEJANDO!

Pero, el tema primordial es la de mantener siempre el buen humor y el mejor ánimo posible a fin de que de pronto los años no se nos vengan encima. Debemos de aprender de quienes nos antecedieron, sobre todo nuestros padres, pues en lo que respecta a los míos, aunque con sus broncas y todo, jamás perdieron el buen humor y veían siempre el lado bueno de todo. Y por eso sin duda alguna trascendieron en el tiempo muy, pero muy capulines, así debemos ser nosotros.

¡No dejando bajo ninguna circunstancia se nos venga abajo el buen ánimo! O como me dijera un muy, pero muy buen y querido amigo que ya partió de este mundo: “¡Ya desapendéjate Wily!”.

Debiendo primar siempre aquel principio universal de: “Antes de autodiagnosticarte con depresión o baja estima, asegúrate primero de ver que no estés rodeado de PENDEJOS”.

¡Aleluya hermanos!
http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

- US -