Zumby Pixel

La brutalidad como sistema de gobierno

El simio toma el fémur y usándolo como arma contundente...

Publicado 16 enero 2018 el 16 de Enero de 2018

por

Lic. Guillermo Ingram

En remotas épocas había mencionado aquella escena de la película “2001 odisea del espacio”, cuando el simio toma el fémur y usándolo como arma contundente mata a otro de su especie logrando con tal acto el empoderamiento con respecto a los demás, amén de dejarlos sumidos en el asombro. Según esto, el director de esta película, el señor Stanley Kubrick, llama a esta del celuloide: “El amanecer del hombre”. De acuerdo con el Director, en esta película estrenada en 1968, hace una interpretación de lo que para él es la síntesis de “Así habló Zaratustra”, obra del filósofo alemán de Federico Nietzsche.

SEGUIMOS EN TAL AMANECER, SIN SEÑALES DE SALIR DE ELLA

Bueno, pues tal imagen vino a mi memoria en virtud de las declaraciones del Papa Paco, el día de ayer cuando volando de Roma a Chile, declaró: “Tengo miedo de una guerra nuclear, estamos al límite”. Agregando: “Sólo hace falta un percance para que se inicie la guerra. La situación puede precipitarse a partir de un error. Entonces, es necesario destruir las armas. Esforcémonos por llevar a cabo el desarme nuclear”. Lo anterior a partir de que alguien le mostró una foto de un niño cargando sobre su espalda el cadáver de su hermano pequeño, recién perecido en el bombazo atómico de Nagasaki el 9 de agosto de 1945, hace 72 años y cinco meses. De ahí partió el Papa con el tema.

LA PURA FUERZA BRUTA Y BESTIAL

O sea, los humanos no hemos pasado del “amanecer” del que habla Kubrick en su película. Que de hecho, a mí me pareció muy buena la película, amén de muy innovadora, independientemente de que se estaba casi a un año de que el hombre llegara a la Luna y eso como que estaba de moda. Retomando el tema, la humanidad sigue en tal “amanecer” pues no hemos logrado de pasar del amedrentamiento a través de la fuerza para seguir “progresando”, ni despojando a través de la fuerza bruto a otros humanos con el fin de continuar con el almacenamiento sin sentido de reservas de recursos, no importando que en ello está por irse casi todo el planeta y tal vez la creación misma en ello.

HEMOS INVOLUCIONADO, LEJOS DE EVOLUCIONAR

Es terrible seguir en tales condiciones de operatividad, en lugar de que se debió haber avanzado de manera decidida a lo que el Papa en otra ocasión llamó un sistema de desarrollo obsoleto, por otro de gran contenido social, como sucede en los países nórdicos, en donde los políticos viven como cualquier “hijo de Sánchez”, y la población goza de una nivel de vida bastante envidiable, comparado con lo que tenemos en Hispanoamérica y muy concretamente en México. Sobre todo en lo que a Salud Pública respecta. Ayer precisamente recibí un correo donde se habla de por qué los políticos prometen en sus ponencias para exponer y explicar lo que harían para gobernar, sobre acciones que deberían haber llevado ya a cabo, como por ejemplo, sistemas de salud totalmente funcionales, pero, que ellos, los políticos, jamás usan tales sistemas de salud; sino que con costo al pueblo, ellos y sus familiares, se van a la llamada medicina privada. En lo que la “perrada” debe padecer esos “excelentes” sistemas de salud, que ellos, los políticos que establecieron tal sistema ¡No usan jamás!

Pues sí, si tiene razón el Papa Paco, eso ya lo sabemos, estamos a un tris de la guerra nuclear, y como les digo, sólo falta que venga una bestia a pinchar el globo.

CON PACO, SON YA DOS PAPAS ENFRENTANDO CRISIS NUCLEARES

Viendo el asunto en retrospectiva, el Papa Paco viene a ser el segundo Papa en la era atómica, que enfrenta una crisis de este tipo y lleva a cabo un papel decisivo en tratar de persuadir a un detente. Quienes tengan mi edad o un poco más, recordarán aquella crisis de los misiles nucleares que desataron una alarma en el mundo entero, cuando la ex URSS intentó desarrollar un campo de lanzamiento de misiles nucleares en Cuba. Fue en octubre de 1962, siendo lo más crítico entre el 22 y el 28 de ese mes. Y el Papa Juan XXIII fue un muy significativo mediador y un agente destacado de pacificación en esa tremenda crisis que vivió el mundo entero. El Papa Bueno tuvo una enorme ascendencia moral entre ambas partes y ante todo el orbe. Ojalá y el Papa Paco fuese escuchado, pero, la humanidad está peor que nunca de extraviada y confrontada.

http://losbuenosdias.blogspot.com
[email protected]

US - US -