Zumby Pixel

¡¡¡Habría cumplido 75 años!!!

Y de hecho uno de los mejores discos de Janis fue uno titulado “Perl” (Perla).

Publicado 20 enero 2018 el 20 de Enero de 2018

por

Lic. Guillermo Ingram

Hablemos de algo amable ¿Qué les parece si lo hacemos de nuestros años del divino tesoro, la juventud? Ayer debía cumplir 75 años de edad “La Bruja Galáctica” ¡Janis Joplin!, por lo que de haber vivido hasta esta edad, creo se hubiese dado un quien vive con “Perlita”. Y de hecho uno de los mejores discos de Janis fue uno titulado “Perl” (Perla). Janis acuñó un sinfín de frases célebres, una, tal vez que va con el espíritu como han vivido y viven la mayoría de jóvenes desde Janis a la fecha, y dice: “Mejor 10 años felices y sin preocupaciones que llegar a los 70 para acabar sentada delante de la televisión en algún maldito sofá”. O sea, vivir la vida en forma veloz, pase lo que pase.

“A QUIENES LOS DIOSES QUIEREN, MUEREN JÓVENES”

Ella murió a los 27 años de edad, un 4 de octubre de 1970, si la memoria no me falla, en San Francisco, California. Y, entre julio de 1969 y julio de 1971, fueron cuatro rockeros muy famosos los que partieron al más allá, todos de 27 años de edad, de ahí que ustedes luego escuchen hablar del “Club de los 27”, pues aparte de Janis, se fueron, Jimi Hendrix, Brian Jones y el vocalista de “The Doors”, Jim Morrison, todos de O.D. (por sus siglas en inglés –como luego se lee- pero nadie traduce, pero yo ahí les voy: Overdosis. No hay que ser un experto lingüista para saber se trata de una palabra compuesta, y significa: ingestión deliberada o accidental de una dosis excesiva de una sustancia farmacológica mente activa). En el caso de Janis, se trató de un cruce, pues ella, a la ingesta de estupefacientes, cuentan sus allegados la acompañaba con una buena ingesta de alcohol. En el caso de Jimmy Hendrix, este no solo se pasó, sino que se ahogó con su vómito. Y al parecer Jim Morrison se pasó también en lo que tomaba un baño de tina en París, pues tuvo que salir huyendo de los EUA por varias acusaciones que tenía, tanto por posesión y consumo de drogas, como “faltas a la moral”. ¿Imaginan ese cargo en los EUA?

EL AMBIENTE ARTÍSTICO NUNCA HA SIDO UN LECHO DE ROSAS

Por lo cual, se puede ver que la vida de los artistas no es esa gran escalada de fama y felicidad que se les atañe, no, sencillamente es un ambiente de excesos en todo sentido, que la gente involucrada en ese medio, termina siempre no muy bien que digamos. Ahí tienen ustedes al símbolo sexual que fuera Marilyn Monroe, que pareciera si algo le sobraba era compañía, pero ella, a mayor fama siempre se sentía más sola y finalmente la “murieron”. Porque además, no supo tampoco manejar la fama y a los admiradores de los que ella incluso provocó se le acercaran.

¡HUBO DE TODO!

Pero, regresando al tema ¡Qué bien nos la pasamos los de aquella generación o generaciones, bailando y cantando las canciones de Janis, a mí siempre me ha gustado oír la que se avienta a capela, la de “Mercedes Benz”, sobro todo la escueta risa que deja se escucha al final. No me cabe duda de que si menciono todo el repertorio de ella me faltaría espacio ahora, pero, no obstante la canción “Summertime” no es de su autoría, para mi gusto es una de las que mejor la cantan o cantaron. Cabe mencionar ella fue una de las cantantes de aquel festival que hizo historia en 1969 ¡Woodstock!, referencia más que obligada de la música de aquellos tiempos y que fuera además un acontecimiento que dejó más que huella, sobre todo como fenómeno sociológico en funciona a que durante tres días, 15, 16 y 17 de agosto de 1969, donde se calculó un aforo de 50 o 60 mil personas pero fue mayor el número de asistentes, según estimaciones fueron cerca de 500 mil. Lo del fenómeno sociológico, que no obstante se consumieron drogas a granel durante esos tres días y hubo sexo y de todo ¡No hubo actos de violencia! Se reportan solo tres muertes, una por sobredosis de heroína, otra por perforación de apéndice y la otra por accidente con un tractor ¡Y párenle de contar! Amén de que el alcohol debió correr con profusión y generosidad, además, como la afluencia de gente rebasó toda expectativa, no había suficientes puestos de comida, como tampoco servicios sanitarios. Pero la muchachada de ese entonces se las arregló como pudo y todo pasó a la historia.

En fin, al parecer el diablo no es como lo pintan, pero, de algo si podemos estar seguros, tal y como dijera en su poema Número 20 mi cuate Pablo Neruda: “…nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”.

 

Síguenos en Facebook EL DICTAMEN.

Más noticias AQUÍ.

- US -