Zumby Pixel

China prohíbe la importación de residuos

China, hasta hace dos semanas el gran vertedero del planeta.

Publicado 16 enero 2018 el 16 de Enero de 2018

por

Era el principal vertedero del mundo

Dr. Armando Rojano Uscanga

El desarrollo de China está pasando a otra etapa. Ahora como potencia industrial rechaza las toneladas de plástico que antes reciclaba y ha prohibido la importación esa basura extranjera, lo que obliga a los países exportadores a replantearse el modelo de consumo y reciclaje de plásticos.

China, hasta hace dos semanas el gran vertedero del planeta. Hasta allí iban a parar cada año millones de toneladas de residuos, sobre todo papel y plásticos, que otros países, en su mayor parte desarrollados, no eran capaces de gestionar. El gigante asiático, ávido de materias primas, compraba el material para su reciclaje en fábricas altamente contaminantes y a menudo de condiciones precarias. Las naciones occidentales, por su parte, daban salida a unos desechos que no sólo les reportaban beneficios, sino que además les permitían lucir dignos porcentajes de reciclaje en sus estadísticas medioambientales.

Pro una nueva ley china que entró en vigor el uno de enero ha prohibido la importación de residuos desde terceros países, principalmente papel, plásticos, varios tipos de escoria de minas y restos textiles, en un intento del Gobierno de Pekín por mejorar su maltrecha reputación medioambiental. La decisión supone un reto importante para los países exportadores, porque la dependencia de ese gran patio trasero de la basura, especialmente del plástico, en el que se había convertido China, es enorme.

Sólo el año pasado, China importó 7,3 millones de toneladas de residuos plásticos, sobre todo provenientes de Europa, EEUU y Japón. Reino Unido exporta allí el 65% de su plástico y en Irlanda la cifra alcanza el 95%. Mientras la industria del reciclaje mundial ve como “únicas alternativas viables” derivar estos excedentes a nuevos mercados como Turquía, India, Malasia, Vietnam o Tailandia, con menos capacidad de recepción, no son pocos quienes interpretan la decisión china como una evidencia clara de los límites y defectos de un sistema que es necesario revisar.

US - US -