Zumby Pixel

Bienvenido 2018, el más electoral de todos los años

Para los veracruzanos es un año complicado porque hay elecciones para gobernador, diputados federales y locales, además de senadores y por si eso no fuera poco, inician actividades los nuevos alcaldes que regirán municipios hasta el 2021.

Publicado 03 enero 2018 el 03 de Enero de 2018

por

Por Julio Fentanes

Con el riguroso ritual personal que cada uno seguramente hizo el domingo para amanecer el lunes, todos empezamos el 2018 con las mejores vibras y el pie derecho.

Para los veracruzanos es un año complicado porque hay elecciones para gobernador, diputados federales y locales, además de senadores y por si eso no fuera poco, inician actividades los nuevos alcaldes que regirán municipios hasta el 2021.

En muchas alcaldías si hay caras nuevas haciendo política y administrando municipios, el problema es que también hay gente inexperta en la administración pública que no necesariamente garantiza mejor gobierno ni menor corrupción.

La ineptitud puede ser tan mala como la corrupción o la impunidad.

En otras alcaldías llegan caras conocidas e incluso algunas acompañadas de viejos bandoleros y medradores del servicio público, lo que tampoco garantiza buen trabajo.

Y eso ocurre en todos los partidos, no es privativo del PRI, PAN, PRD o Morena.

En el Congreso estatal ya quedó demostrado que no necesariamente los ciudadanos desvinculados a la política son una buena opción, como tampoco los grillos reciclados de diferentes partidos que lo que buscan es no perder las canonjías del poder, mientras que los partidos los acepten porque tienen clientela y arrastre que les garantiza votos.

Por lo pronto nos guste o no, porque es asunto que mandan las leyes de la democracia, hay que darles oportunidad a los que entran a los Ayuntamientos y esperar por el bien de todos que entreguen buenas cuentas.

En el plano de la elección estatal ya quedó definido que el aspirante del PRI será Pepe Yunes, el del PAN y el PRD, Miguel Ángel Jr Yunes y por Morena el universitario Cuitláhuac.

Falta ver quién más se apuntará.

De Dante Delgado Rannauro, todavía no sabemos si traerá el Frente donde se une con PRD y PAN a Veracruz, o impulsará su propio candidato donde incluso puede ser él mismo.

También hay selección de candidatos a senadores y diputados, los cuales serán a diferencia de otros años, un factor importante para levantar la votación a favor de algún partido y su candidato a la gubernatura y desde luego la Presidencia de la República.

Aunque muchos dicen que van a votar “cruzado” o “diferenciado”, es decir, votos diferentes en la distintas elecciones que son el 1 de julio, en la práctica casi siempre votan por el mismo partido, que no es lo mismo que candidato.

Y es que mientras no hagamos diferencias a la hora de votar y le demos el voto al mismo partido y no por candidatos, corremos el riesgo de elegir a malos representantes que van por un mismo partido y no a los mejores candidatos, que por ciudades o estados, pueden pertenecer a distintos institutos políticos.

En Veracruz realmente no ha permeado a fondo el tema de los candidatos ciudadanos, son pocos y no son líderes natos los que se han atrevido a solicitar su registro.

Y no se trata de que sean viejos políticos reciclados que ya no aceptan en ningún partido, sino que sea gente notable, conocida y con capacidad de liderazgo los que intenten aportar frescura y trabajo en la política.

Tampoco se trata como lo hace Morena, de que sean ciudadanos que se ganan la candidatura en la rifa de la tómbola, eso no garantiza que sean buenos aspirantes, es cierto que se hace plural la elección, pero no se trata de que sea la suerte la que decida el destino administrativo de un Congreso o un gobierno. Hay que entender que no podemos improvisar, me queda claro que el ciudadano común, los veracruzanos de a pie, en muchos casos están dispuestos a preferir al hijo de cualquier vecino aunque sea inepto para la política, que regresar a los mismos corruptos y raterazos de siempre.

Pero debe existir un punto medio, ni todos los políticos tradicionales son rateros, ni todos los ciudadanos son honestos y capaces para hacer política.

En fin, que 2018 que empieza a despertar en esta primera semana flojita de enero, será un tiempo definitivo y definitorio para que México y muchas de sus regiones despeguen o terminen de hundirse en el fracaso, la pobreza y la corrupción.

Mañana le seguimos, ya se acabaron las vacaciones.

[email protected]

- US -