Zumby Pixel

¿Qué quiso decir Donald Trump en su contradictorio discurso?

Con una hora y veinte minutos de duración, el discurso sobre el Estado de la Unión de Trump fue el tercero más largo de la historia.

Publicado 31 enero 2018 el 31 de Enero de 2018

por

En su primer discurso sobre el estado de la Unión como presidente, Donald Trump hizo un llamado a la unidad del Estados Unidos, especialmente en el tema más candente de la política actual: la inmigración.

Pero sus palabras no coincidieron con el tono de su retórica, que se mantuvo divisiva y criminalizadora con los inmigrantes, alejando una vez más la opción de reforma del sistema migratorio y todavía sin vistas a solución para los dreamers.

Trump dijo tener la “mano abierta para trabajar con ambos partidos” para solucionar el problema, pero cerró el puño para vincular los migrantes —especialmente latinoamericanos— con las bandas criminales.

Llamó al cierre de fronteras e insistió en un plan migratorio descartado por la mayoría de legisladores.

“Los estadounidenses también son soñadores”, dijo el presidente, quien así intentó poner a los ciudadanos de EU por delante de los inmigrantes, usando la palabra soñador con la que se alude a los jóvenes indocumentados —dreamers— que buscan desesperadamente una protección para evitar la deportación y a quienes Trump no dudó en tacharlos de “ilegales” más de una vez.

Trump defiende ante el Congreso su “extraordinario éxito” como presidente

Es la base del America First (EU primero) que marca su política y que refuerza con un enfrentamiento del nosotros (los estadounidenses) contra ellos (los extranjeros). “Las fronteras abiertas han permitido que drogas y bandas penetren en nuestras comunidades más vulnerables.

Han permitido millones de trabajadores de bajos salarios competir por empleos y salarios de los estadounidenses más pobres”, dijo. Vinculó la migración con la criminalidad al extremo, invitando al palco de honor a padres que perdieron a sus hijas adolescentes a manos de la Mara Salvatrucha, integrada, según Trump, por “inmigrantes ilegales”.

El llamado de Trump a la “unidad de la familia estadounidense” no se cumplió ni en su persona: Llegó solo al Congreso —su esposa Melania llegó aparte al Capitolio, entre versiones de crisis de pareja—, tras un traslado donde decenas de personas lo esperaban en las calles con carteles de “mentiroso” y “no eres mi presidente”.

Melania Trump rompe tradición y llega por su cuenta al Congreso

Además señaló que no habrá más complasencia con Corea del Norte

“Las experiencias pasadas demuestran que la complacencia y las concesiones solo incitan a la agresión y la provocación”, dijo sobre Corea del Norte el mandatario, quien avanzó que no repetirá los “errores” de sus predecesores en este ámbito.

El tema de Jerusalén no pudo faltar y aseguró que sigue en pie el cambio de la embajada estadounidense a la ciudad sagrada. 

El magnate se refirió al polémico reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y criticó que docenas de países cuestionaran en la ONU la “soberanía de EEUU” para tomar ese tipo de decisiones. En esta línea, pidió al Congreso que se asegure de que solo los “amigos” de EEUU se beneficien de su ayuda financiera.

Congresista pide que se detenga a indocumentados que asistan a discurso de Trump

Síguenos en Facebook EL DICTAMEN.

Más noticias AQUÍ.

- US -