Zumby Pixel

Por un mundo más verde: Tecnologías exponenciales

Las tecnologías han pasado de ser una herramienta de apoyo a ocupar el centro de atención en la agenda mundial. No es de extrañar, ya que su avance en los últimos años ha crecido a pasos agigantados.

Publicado 21 enero 2018 el 21 de Enero de 2018

por

Javier Lendeche / El Dictamen

Las tecnologías han pasado de ser una herramienta de apoyo a ocupar el centro de atención en la agenda mundial. No es de extrañar, ya que su avance en los últimos años ha crecido a pasos agigantados.

Imagina este escenario: acabas de comprar un celular; no cualquier celular, uno de gama alta, con la mejor cámara, la mejor resolución de pantalla en el mercado y la mayor capacidad de almacenamiento disponible. Seis meses después, se anuncia un nuevo teléfono que supera al tuyo en todos los aspectos. Es en ese momento cuando piensas: quizá la tecnología está mejorando demasiado rápido.

500 ranas en peligro de extinción fueron liberadas en Panamá

Tecnologías exponenciales

El primer teléfono que podríamos llamar propiamente como un celular llegó al mercado en 1983 de la mano de Motorola, el Dynatac 8000x era un “ladrillo” que pesaba poco menos de un kilo y medía 33 centímetros de largo. Tan sólo 13 años después, Motorola había sacado al mercado un modelo mucho más pequeño y potente en comparación al anterior. El StarTec pesaba 88 gramos, podías mandar mensajes de texto, introdujo la vibración como opción al tono de llamada y tenía un diseño plegable que lo hacía muy compacto a la par de visualmente estético.

Todo ese avance tecnológico fue posible en tan solo 13 años. Cuatro años después, en los 2000, Motorola empezaba a experimentar con las pantallas táctiles. Pasamos de un ladrillo de casi un kilo de peso a un pequeño dispositivo con pantalla táctil en tan solo 17 años de desarrollo, una locura si consideramos que para desarrollar el primer celular se necesitaron 38 años de investigación.

A estos saltos tecnológicos que parecen duplicar las capacidades de los dispositivos suele llamársele Tecnología exponencial, la cual es descrita en la “Ley de Moore” que menciona lo siguiente: la complejidad de los circuitos integrados en un microprocesador se duplicaría cada dos año con una reducción de costo conmensurable (significativa). Extrapolado no sólo a los microprocesadores, sino a cualquier tecnología que se fabrique en masa, la llamada Ley Moore no es más que una observación convertida en predicción. Sorprendentemente, el pronóstico dicho por el Ingeniero Gordon Moore sigue vigente, y puede observarse en celulares, computadoras, impresoras 3D y demás dispositivos electrónicos.

En palabras simples, existe una tendencia real en las tecnologías a duplicar sus capacidades en periodos de tiempo no máximos a dos años, lo que causa que los precios en los aparatos bajen. Un celular que hoy cuesta 28 mil pesos costará  la mitad en dos años y probablemente estará obsoleto en cuatro.

Arranca 2018 con 47% menos incendios forestales

Verde exponencial

Las tecnologías exponenciales nos ofrecen un amplio abanico de ventajas. Pongamos como ejemplo la unificación: el teléfono celular en sus inicios sólo cumplía con la función de comunicar de a dos personas de manera portátil, ahora es nuestro centro multimedia por excelencia. Anteriormente había un dispositivo diferente para cada necesidad específica, si querías oír música comprabas un reproductor, navegar en internet sólo era posible a través de una computadora, la radio y la televisión tenían también sus propios aparatos receptores. Con la llegada de los teléfonos inteligentes fue posible prescindir de los demás dispositivos y concentrar todas las tecnologías en una sola. De esta manera se reducen considerablemente los desechos electrónicos arrojados al ambiente.

Otra gran ventaja de las tecnologías exponenciales es su accesibilidad, cuando se dan saltos tecnológicos en dispositivos electrónicos de manera consecutiva los costos de las unidades anteriores al avance tecnológico tienden a bajar de precio de manera rápida, lo que posibilita el acceso a la tecnología para la mayoría de la población.

Las energías limpias son miembros nuevos en el grupo de las tecnologías exponenciales, aparecieron en los años setenta pero su avance había sido muy lento en comparación con los últimos años. Pues desde hace 30 años la energía solar ha estado creciendo en eficiencia y desarrollo, logrando entrar en una curva exponencial que mejora su tecnología al mismo tiempo que la abarata. Se estima que para 2025 el precio de la energía solar será inferior a la producida por carbón.

De igual manera, tecnologías como la inteligencia artificial o la impresión 3D pretenden revolucionar nuestra manera de consumir e interactuar con el mundo. Su rápido progreso las ha vuelto accesibles a más personas dispuestas a experimentar e innovar con sus recursos. Desde automóviles autónomos sin conductor a órganos humanos, casas, prótesis y juguetes impresos con tecnología 3D.

Calentamiento global convierte en hembras a tortugas marinas

Malos usos

Lamentablemente no todo podía ser positivo en la carrera tecnológica. La rápida mejora de los dispositivos electrónicos ha sido usada por las empresas como una herramienta de mercadotecnia. Un ejemplo común serían de nuevo, los teléfonos celulares. Cada año se presentan dispositivos más y más ponentes con mejoras en la cámara, resolución de pantalla, capacidad de almacenamiento, velocidad de procesamiento, entre otras. Estas actualizaciones dejan obsoletos a nuestros celulares y nos “obligan” a comprar el más reciente.

Apple y el caso IPhone son un ejemplo perfecto de aprovechamiento a sus consumidores. El primero de sus teléfonos apareció en junio de 2007 siendo descontinuado en julio de 2008, pues lanzaron la segunda versión del IPhone. Apple mantendría este sistema de negocio anual hasta nuestros días, sacando un modelo diferente cada año.

 

Esto (además de inducir al consumismo) genera un problema grave de desechos electrónicos, tan solo el primer IPhone vendió 6.1 millones de unidades. Eso significa que seis millones de teléfonos quedaron obsoletos un año después de comprarse y se convirtieron en chatarra.

El mundo está por cambiar, y con ello deberán hacerlo nuestros hábitos de consumo, que la tecnología avance a una velocidad nunca antes vista es un logro del que debemos sentirnos orgullosos como especie. Sin embargo, debemos ser conscientes y no caer en el consumismo desmedido. Recuerda tener sólo lo que necesitas, lo demás sale sobrando.

 

Síguenos en Facebook EL DICTAMEN.

Más noticias AQUÍ.

- US -