Zumby Pixel

Enero se despedirá con una superluna con eclipse total

No podrá verse en todo el mundo
De acuerdo a la NASA, este eclipse lunar total comenzará a vislumbrarse desde muy temprano el próximo 31 de enero.

Publicado 27 enero 2018 el 27 de Enero de 2018

por

La Luna volverá a ser la protagonista el 31 de enero próximo, día en el que una superluna, la segunda del mes, producirá un eclipse total, con lo que habrá una coincidencia que no se produce desde 1982, informó el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC, España).

La coincidencia de una superluna que además será la segunda Luna llena del mes y el eclipse total se llama en algunos medios estadounidenses Luna azul, algo que nada tiene que ver con su color, explica el IAC en un comunicado.

Sin embargo, para infortunio de muchos, esta experiencia no se podrá presenciar en todo el planeta.

¿Qué es y cómo ver la superluna azul y de sangre?

De acuerdo a la NASA, este eclipse lunar total comenzará a vislumbrarse desde muy temprano el próximo 31 de enero, y partirá desde la zona oeste de América del Norte hacia el mar Pacífico para terminar hasta el este de Asia.

Para los Estados Unidos, el mejor punto de observación será a lo largo de la costa oeste, ya que en la zona centro y este del territorio estadounidense solo se podrá ver un eclipse parcial.

Además de estas zonas, la superluna podrá ser vista en Centroamérica, Europa del Este, Asía, Australia y algunos países de África. En Puerto Rico no se verá.

Los cálculos indican que desde 1982 no se produce esta coincidencia, que no tendrá ninguna implicación para la Tierra.

Desde el punto de vista astronómico, el mayor interés reside en las observaciones y medidas tomadas durante el transcurso del eclipse total, añade la nota de prensa.

Ilumina “superluna” primera noche del 2018

Los eclipses lunares ocurren cuando pasa por la sombra de la Tierra, lo que no sucede todos los meses porque la órbita de la Luna está ligeramente inclinada con respecto a la de la Tierra-Sol (eclíptica).

A diferencia de los eclipses solares, los lunares son visibles desde cualquier lugar del mundo, una vez que la Luna está sobre el horizonte en el momento del eclipse, recuerda el instituto.

Durante la totalidad del proceso, la Luna no desaparece de la vista, sino que adquiere una tonalidad rojiza, razón por la que en las redes sociales se la conoce como “Luna de sangre”.

La atmósfera de la Tierra, que se extiende unos 80 kilómetros más allá del diámetro terrestre, actúa como una lente desviando la luz del Sol, al tiempo que filtra eficazmente sus componentes azules, dejando pasar solo luz roja que será reflejada por la Luna, dándole un resplandor cobrizo característico.

 

Síguenos en Facebook EL DICTAMEN.

Más noticias AQUÍ.

- US -