Zumby Pixel

“El Pantera”, un ícono en el olvido

"El Pantera", como se le conoce a Alfredo Martínez Gutiérrez, es un personaje del puerto de Veracruz que ha vivido el mundo de la lucha libre y el cine. Actualmente, a sus 78 años, se gana la vida como bolero en el zócalo de la ciudad.
Como actor de cine, una de sus películas más importantes fue “Apocalypto”, dirigida por Mel Gibson. Foto: Alina Krauss

Publicado 21 enero 2018 el 21 de Enero de 2018

por

*Alfredo Martínez Gutiérrez, mejor conocido como “El Pantera”, nos cuenta su paso por la lucha libre y el cine

*Actualmente se gana la vida como bolero

*Lo puedes encontrar todos los días en el zócalo de Veracruz

Miguel Ángel Cortés/El Dictamen

Aún recuerda las calles de Veracruz cuando eran de tierra, de su memoria no se borra infancia, una niñez marcada por el abandono de sus padres y por la lucha por la sobrevivencia; los años lo volvieron un personaje icónico en el puerto jarocho, sin embargo, hoy pocos se acuerdan de él.

De lucha libre, cine e historias, así ha sido la vida de Alfredo Martínez Gutiérrez, mejor conocido como “El Pantera”, alias heredado gracias a su padre, quien utilizaba el mismo mote en la lucha libre. Hoy, a sus 78 años, se gana la vida como bolero en el zócalo de Veracruz.

Hace 25 que “El Pantera” regresó a su natal Veracruz y desde entonces se gana la vida como bolero. Foto: Alina Krauss

Desde muy temprana edad sufrió el abandono de sus padres y así, creció sólo en el mágico puerto de Veracruz, caminando entre esas calles de tierra, teniendo que acudir a los mercados a levantar lo que sea que encontrara para poder comer y sobrevivir. También acudía al ferrocarril, cuenta que las mujeres tiraban las sobras del pescado y que con eso podía alimentarse.

“Allá en la estación del ferrocarril en esa época la gente tiraba los esqueletos de pescado, yo llegaba, los levantaba y me los comía, estaba yo chamaco, como unos nueve años tendría… y así fue mi vida”, refiere.

#VeracruzEnPositivo: Jarochos, carta de presentación de Veracruz

Nunca pidió a nadie, dice; dormía en la calle, a veces en la estación del ferrocarril, muchas ocasiones una banca fue su cama. “Me dejaron tirado, no sé ni quiénes, pero aquí me abandonaron, yo le echo la culpa a mi padre, pero él dice que no”, expresa seguido de una breve risa.

Cuando tenía 12 años su padre volvió por él para llevárselo a la Ciudad de México, ahí le enseñó el oficio de la lucha libre, actividad a la cual se dedicaba. “El Pantera” cuenta que en su juventud fue luchador y que incluso aún conserva algunos brazaletes, sin embargo, no acude a trabajar con ellos puestos, pues afirma que la gente llega a burlarse al verlo así.

Imagen del lugar de trabajo de “El Pantera” en el zócalo de Veracruz. Foto: Alina Krauss

Desde los 15 años “El Pantera” se dedicó a la lucha libre y actualmente, tras varios retirado de ese mundo aún acuden luchadores a visitarlo en el zócalo de Veracruz para intercambiar historias con él.

Sin embargo, la lucha libre no lo sería todo en su vida, pues pronto le llegó una oportunidad para ser también actor de cine, actividad que alternó con el cuadrilátero. Con un tono de picardía, relata que conoció a Angélica María cuando esta apenas era una joven y que debido a la belleza que la caracterizaba no dudó en ir “tras sus huesos”, aunque nunca logró conquistarla.

 “Vámonos al cine”, le dijo un día César Costa tras descubrirlo y así comenzó todo. Entonces se fue a Acapulco, para trabajar junto a él y otros actores como Enrique Guzmán y Alberto Vázquez.

“A mí lo que me emocionaba era andar detrás de Angélica María, ahí andaba yo detrás de sus huesos, pero nunca di mi cara, los que la daban eran César Costa, Alberto Vázquez y Enrique Guzmán, esos eran los buenos, yo me retiraba, pues yo era un pobre diablo, pero ahí anduve tras los huesos de ella. Yo tenía una foto que la robaron de aquí, de ella”, narra “El Pantera mientras bolea los zapatos de un clientes.

Alfredo Martínez Gutiérrez “El Pantera”. Foto: Alina Krauss

Yunes Márquez fomentará la música en los niños veracruzanos para evitar toquen un arma

Tras su paso por el cine, “El Pantera” se dedicó a viajar por el país; el mágico pueblo de Catemaco fue uno de sus destinos, donde se quedó algún tiempo e incluso se dedicó a vender tegogolos, uno de los alimentos más característicos de este lugar. Fue entonces que Alfredo Martínez Gutiérrez decidió regresar al lugar que lo vio nacer, el puerto de Veracruz, donde desde hace veinticinco que llegara para finalmente quedarse se dedica a mantener pulcros los zapatos de decenas de jarochos.

Hoy todavía hay directores que llegan hasta su lugar en el zócalo de Veracruz para ofrecerle papeles en algunas películas, la última fue “La Cadena”, dirigida por Víctor Medina Piña y en la que interpreta el personaje de un comerciante. Otra de sus películas más emblemáticas es sin duda “Apocalyto”, del director estadounidense Mel Gibson, en la cual hizo del brujo mayor de la historia.

Cape Sangriento, Hotel Colonial, Tres Veces Mojado (con los Hermanos Almada), Comando Marino, Comando de la Muerte y Vivir de Sueños son tan sólo algunas de las otras películas en las que “El Pantera” ha participado.

Para “El Pantera” el puerto jarocho es lo más lindo que existe, dice que en esta ciudad se puede vivir tranquilo y sin que nadie te moleste. A sus 78 es un hombre serio, parece que habla poco pero tiene mucho que contar, en su memoria guarda los recuerdos de aquel Veracruz que fue y no volverá a ser, en el ocaso del sol Alfredo Martínez Gutiérrez se aleja… no sé a dónde va.

US - US -