Zumby Pixel

BIENVENIDOS A LOS AÑOS 70

Publicado Hace 10 días el 03 de Diciembre de 2017

por

Por Pedro Ferriz de Con
No hay peor error que cometer la misma equivocación sin haber aprendido. Lo que vivimos los mexicanos con el destape de José Antonio Meade como precandidato presidencial del PRI nos debe de prender los focos de alerta.
El priismo hoy está repitiendo los mismos errores que cometieron los viejos integrantes del tricolor, cuando el candidato era alabado por las bases, por quienes veían en su nuevo mesías a alguien que les garantizara sus abusos, su impunidad y sobre todo su riqueza mal habida.
Un día después de que el Presidente Enrique Peña Nieto le soltó la rienda al ex Secretario de Hacienda, los mexicanos regresamos a los años 70. En las portadas de los periódicos, en los titulares de los noticieros de radio y televisión, el nombre de José López Portillo o de Gustavo Díaz Ordaz fue sustituido por el de José Antonio Meade.
Las mismas prácticas que en la década de los 70s se utilizó. De Los Pinos, el ungido salió rumbo a la CTM, después ante los sectores “sociales” del priismo y al final recibió la venia de los dirigentes políticos del PRI.
Todos sonrientes por la imposición del dedazo. Quizá lo único que cambió es que quien impuso a Meade no fue el Presidente, sino Luis Videgaray, que dos días antes había presentado a su cachorro ante el cuerpo diplomático acreditado ante el país.
Si esta escena no nos despierta a los ciudadanos estaremos repitiendo un error garrafal en la historia política nacional. Con sus usos y costumbres, los priistas nos quieren regresar al México que rechazamos, que nos afectó como nación.
Tenemos que entender que el destape de Meade, el uso personal de Andrés Manuel de su partido político y en breve la negociación cupular entre los líderes del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano del impresentable Frente, son actitudes que los ciudadanos rechazamos.
En el actual sistema político no tenemos cabida los ciudadanos, ni tampoco lo queremos. Buscamos y deseamos que las próximas elecciones exista una verdadera opción de cambio, que nos dé un nuevo horizonte y nos saque del peligro de repetir los peores errores nacionales.
Sin embargo, somos testigos de que el sistema sigue operando sin vergüenza alguna. La maquinaria está aceitada y lista para garantizar seis años más de los mismos.
Mientras manejan medios y voluntades, el sistema cierra la puerta a los ciudadanos. Las candidaturas independientes son obstaculizadas por las propias autoridades electorales, las asociaciones sociales y empresariales son acosadas y la voz de la ciudadanía es silenciada.
Estamos frente a una historia que ya conocemos, está en nosotros no permitir que se repita.

- US -