Zumby Pixel

BIENVENIDO 2018

Por Pedro Ferriz de Con

Publicado 31 diciembre 2017 el 31 de Diciembre de 2017

por

Por Pedro Ferriz de Con

30 de diciembre de 2017.
Este año que termina nos recordó que nos sabemos organizar para obtener lo que queremos pero nuevamente nos ubicó respecto a la clase política que tenemos.
El mismo 19 de septiembre, solo que 32 años después, un sismo nos unió para responder a una emergencia, nos volvió a unir para ayudar a quien lo necesitaba. Nos mostró también que los gobiernos no están a la altura de nuestro ritmo. Municipios como Jojuta y Tlayacapan en el estado de Morelos, comunidades del Estado de México, aún colonias de la Ciudad de México siguen en escombros. No ha habido respuesta para los damnificados y muchos de ellos viven en parques y calles, esperando una solución.
La clase política sigue estando muy lejos de la ciudadanía. Ellos siguen en otro canal y ese no es por el que nosotros circulamos.
En 2017 también se quiso dar un manazo en contra de la corrupción, se detuvo a los ex gobernadores de Veracruz, de Quintana Roo, de Sonora pero pronto supimos que sólo era una medida propagandística, políticos en desgracia que ya no valían nada. Al poco tiempo, apareció la información sobre los sobornos de la empresa Odebrecht a la campaña del entonces candidato Enrique Peña Nieto y nada pasó.
Mientras en todo el mundo cayeron mandatarios y políticos de altos vuelos, en México los involucrados no sólo evadieron la justicia sino también exigieron disculpas a quienes los señalaban. La clase política se volvió a cubrir de impunidad en este año que termina.
En la antesala de la elección presidencial, durante este año que termina los partidos políticos sólo nos robaron el concepto de ciudadano y nos buscaron engañar con espacios ofrecidos a la gente.
En el PRI escogieron un representante puro del sistema para que nada cambie los próximos seis años. José Antonio Meade es el candidato priista pero bien le hubiera dado lo mismo ser del PAN o del PRD. Él es representante de la clase política que busca mantener los mismos privilegios.
En el Frente, los que buscan asegurar prerrogativas y sobrevivencia política optaron por una alianza donde se privilegian la repartición de cargos más que el bienestar del país. PAN, PRD y Movimiento Ciudadano se unieron contra natura para mantener los recursos públicos que los mexicanos debemos por ley darles año con año.
Y en MORENA, 2017 lo terminan como los últimos 18 años, un grupo de políticos viviendo a la sombra de alguien que se ha beneficiado personalmente de miles de millones de pesos de los recursos públicos, que lleva casi tres décadas promocionando su nombre y sus intereses para subsistir.
Estos políticos celebrarán muy bien la llegada de 2018, tendrán casi 7 mil millones de pesos para comprar las voluntades que quieran, tendrán lo que necesitan un país con 47 por ciento de pobres y una ley electoral que les garantiza que sólo ellos puedan competir.
2017 nos enseñó que los ciudadanos estamos muy alejados de la clase política pero que vivimos con un lastre: los partidos.
El 2018 sea una nueva oportunidad para exigir mejores condiciones, que busquemos desaparecer a los plurinominales, que mostremos nuestro desagrado a los políticos de siempre y que consolidemos nuevas opciones de gobierno.

US - US -