Zumby Pixel

Que más da un loco más en el mundo globalizado

Claro, no se hicieron esperar las condenas a tan "criminal" acto por parte de las potencias occidentales, el único que solo gruñó en esta ocasión fue el Trumpas.

Publicado Hace 16 días el 02 de Diciembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

El otro día el señor de Corea del Norte lanzó, ahora sí, el cohete adecuado con alcance a los EUA. En la prueba del artefacto, éste fue a caer en el mar territorial de Japón, por lo que no me cabe la menor duda de que han de estar bien encanijados los nipones por tan displicente conducta del amo de Corea del Norte. Claro, no se hicieron esperar las condenas a tan “criminal” acto por parte de las potencias occidentales, el único que solo gruñó en esta ocasión fue el Trumpas. Pero, excuso decirles que ninguna nación que posea armas atómicas tiene la mínima autoridad moral o política de criticar al loco norcoreano, pues las armas de esta índole que se poseen no son para jugar a las canicas, sino para llegado el momento ¡Hacerlas explotar en territorio enemigo! ¿O no? Por lo tanto, el acto de locura realizado ahora por Kim Jong-un no es sino el reflejo de todo el desastre realizado por las ahora naciones poseedoras de armamento atómico. Que en su momento, cuando se realizaron las prácticas correspondientes para probar la efectividad de las nuevas bombas de tal índole, en atolones del Pacífico o en cuevas profundas recibieron la desaprobación de la mayoría de las naciones, pero ni las pelaron. Incluso, gracias a dichas pruebas, los sitios en donde se realizaron las tales pruebas aún están deshabitados por las secuelas radiactivas del material ahí detonado.

LOS LOCOS CRITICANDO A OTRO LOCO

No obstante, hoy, tales naciones se rasgan las vestiduras ante la “temeraria” acción del coreano. Claro que no se justifica el uso de ningún tipo de arma, sobre todo si consideramos la tremenda tensión en la que ya de por sí vive gran parte de la humanidad por tales armas, pero ¿Por qué mejor no se deshacen todas las naciones poseedoras de armamento atómico de tal arsenal? ¡Ni maíz! Lo detentan precisamente por motivos de seguridad. Y al parecer el loco del coreano ha hecho exactamente lo mismo por idénticos motivos.

De ahí entonces que no deba de haber problema alguno en que haya un loco más en este mundo globalizado, en donde todos dicen proteger todo, pero, llegado el momento de los intereses propios aplican la máxima de: “Que se haga la voluntad del Señor en los bueyes de mi compadre”. ¿A poco no?

EN LOS HECHOS NADIE HACE NADA, LA DESTRUCCIÓN DEL PLANETA SIGUE

Ahí tienen, “todos” defendiendo a nuestro planeta, pero no han logrado pasar de la teoría, las reuniones y los planteamientos, en los hechos aún no hay nada efectivo, la contaminación sigue a todo lo que da y salvo un Presidente loco como el Trompas, que amenaza con abandonar el “Acuerdo de París” (que no logran sus integrantes de pasar de la sana intención), es obvio no se puede repudiar lo que no existe. Pues insisto, en los hechos todo lo de este “Acuerdo”, no ha pasado de las buenas intenciones. Y si hay avances en materia de recuperación del planeta, son mínimos, pues la depredación sigue en todo su real apogeo, tal y como siempre ha sido en el capitalismo salvaje. Con esto último no estoy en lo absoluto hablando a favor de ninguna “novedosa” idea, como en su momento lo fuera el mal llamado comunismo, como tampoco nada que ver con el patán del Trumpas, sino que simple y llanamente citar no se hace nada efectivo en favor del planeta, seguimos empecinados en su destrucción, eso sí, buscando chivos expiatorios, todo porque están igual de locos que los demás “estadistas”, como sería el caso del locochón de Kim Jong-un, que ya se agenció su misil con destino y dedicatoria a los EUA.

Lo que sí, en cuanto un loco del barrio se desate inesperadamente ¡Ahí sí, saldrá salpicada la creación en su conjunto! ¡Todavía más de lo ya está!

FUE UN EXPERIMENTO IN SITU

Pero como les platico, todos los “estadistas” son expertos en ver la cola ajena, pero no se fijan jamás en la suya.

Por ejemplo, se los decía el otro día, los EUA se niegan sistemáticamente a admitir que el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki fue un experimento llevado a cabo por los gringos para ver los efectos de la radiactividad sobre los seres humanos, así como también la devastación de la energía nuclear sobre zonas urbanas.

En fin, la intención era comentar con ustedes que no está por demás un loco más en el barrio, siempre y cuando esto sirva para el equilibrio de la locura misma que nos podría afectar al mundo entero.

 

- US -