Zumby Pixel

¿No sabían que los políticos mexicanos tenían a Moro por su santo?

Y a pesar de que se supusiera fue elevado a los altares católicos casi en "santo súbito", no, fue hasta principios del siglo XX cuando Pío XI lo canoniza.

Publicado 29 diciembre 2017 el 29 de Diciembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Así es, todo porque fuera un destacado canciller de Enrique VIII de Inglaterra; pero, cuando se le pidió firmara el documento de reconocimiento de dicho rey como cabeza de la iglesia de Inglaterra, él se negó y entre varias chicanas que le hicieran los políticos contrarios a él en aquel entonces, terminó perdiendo literalmente la cabeza –se la cortaron-, pues no se rindió a la presión del rey y no firmó nunca porque dijo eso estaba por encima de la ley divina (la Iglesia todavía tenía poder político). Y a pesar de que se supusiera fue elevado a los altares católicos casi en “santo súbito”, no, fue hasta principios del siglo XX cuando Pío XI lo canoniza.

FUE UN FANÁTICO

Pero, Don Tomás Moro no fue del todo impecable, pues en tratándose de servir a la Iglesia, desde su posición política en Inglaterra, bien que mandó a quemar a quienes se opusieron a los “designios divinos de la verdadera fe”, o sea, fue fanático.

MUCHOS NO REBUZNAN PORQUE LES AGARRA ALTA LA NOTA

Pero, como los políticos mexicanos en su gran mayoría no son del todo cultos, sino muy buenos para el billete, tirios y troyanos se fueron a la cargada y llamaron hace cuestión de varios años, a Moro como santo patrono. Recuerdo también que por las mismas fechas hasta le mandaron oficiar una misa. Ver para creer, México un Estado Laico, lo cual le ha costado al pueblo ríos de sangre para alcanzar tal condición, la cual se logra con Don Benito Juárez García, con la promulgación de las Leyes de Reforma y ahora vemos como muchos políticos mexicanos ¡Y del PRI! ¡Hasta comulgan!

PERO, AUN CON MORO, SOLO APARENTAN

Creo se equivocaron, pero, tal vez, como un simple cumplimiento de los hechos en los pasos del tiempo, escogieron tales políticos mostrar públicamente su fe, lo cual, no es posible porque estando en función ellos, los políticos, gobiernan para todos los credos y por lo tanto, todo eso deben de hacerlo casi de manera invisible, si no es que evitar tal acción, como se hizo hasta el reconocimiento de la Iglesia por el Estado Mexicano en tiempos de Salinas de Gortari (un error craso). Pero, lo único bueno que tuvo Moro fueron dos cosas, su lealtad a sus creencias y haber escrito el libro del que les hablé el otro día, “Utopía”.

Que como les dije, podría ser un buen principio para esa cruzada a la que debería de llamar el Papa Francisco, la de cambiar el método de desarrollo de la humanidad entera. Pues en ese libro, Moro muestra otro tipo de moralidad y valores de auténtica manifestación de actitud de ayuda al prójimo.

¿POR QUÉ NO A CINCINATO?

¿Por qué no escogieron mejor a Cincinato como símbolo? No fue de la época del cristianismo pero fue un gran ciudadano, a él lo debería haber tomado de ejemplo de cómo ejercer el poder político, me refiero al legendario Cincinato, un patricio romano del tiempo de la República (519 AC a 439 AC), que como en dos ocasiones (no creo que menos, como tres), ante el peligro que corría la República, fue nombrado por el Senado, Dictador, cargo político que se debía ejercer por 6 meses, con poderes plenos y sin rendir cuentas a nadie.

La ley romana permitía se apelara a tal figura de manera excepcional para salvar a la patria.

SE HABÍA AUTO EXILIADO, HABÍA ABANDONADO LA POLÍTICA

Cincinato, se había ido a vivir a una granja que tenía al otro lado del Tíber porque se disgustó por una acción legal que le habían aplicado a un hijo suyo, y por tanto abandonó la ciudad. Pero, hasta su granja lo fueron a buscar y lo encontraron empuñando su arado, él, como buen romano aceptó el nombramiento, fue luchó, siempre obteniendo el éxito y jamás agotó el tiempo que debía durar el cargo, 6 meses, procediendo a renunciar al cargo una vez logrado salvar a la república, habiendo siempre regresado a seguir labrando su tierra, renunciando a todo reconocimiento, pago, recompensa o gloria. Todo lo hizo siempre por amor a la patria y jamás pidió nada a cambio.

Ese sí que es un ejemplo de republicanismo y de civismo a ultranza.

LA ROMA DECADENTE

Los gringos, tratando de llevar agua a su molino, tienen una ciudad que lleva el nombre de Cincinato, en el Estado de Ohio. Pero, en los EUA, en todos los tiempos, destacadamente ahora con el Trumpas, los políticos han mostrado más que nunca el “cobre”, de que sí son políticos al más puro estilo de los romanos, pero de la decadencia, del tiempo conocido como: el de LA RELAJACIÓN DE LAS COSTUMBRES.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -