Zumby Pixel

Mandó por un tubo a Hitler cuando estaba en pleno poder

Ella siempre deploró a Hitler por haber fanatizado a sus compatriotas. Este sentimiento la llevó a pedir la nacionalidad norteamericana, la cual le fuera concedida en 1939.

Publicado 28 diciembre 2017 el 28 de Diciembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Ayer se cumplieron 116 años del nacimiento de Marlene Dietrich, la cantante y actriz de origen alemán, que además de haberse inventado así misma, fue una auténtica revelación y como diva al fin, para mantenerse en la vanguardia en todo momento, tuvo que ser disciplinada a extremo y además ¡Cruel! He leído algo sobre ella y lo que me llamó más la atención es que en plena fama y poder de Hitler, lo mandara por un tubo, cuando varios nazis de renombre, entre ellos el jefe de Propaganda Nazi, Joseph Goebbels, le fueran a rogar a Londres a que volviera a Alemania para ser convertida en todo un ícono del nazismo. Ella siempre deploró a Hitler por haber fanatizado a sus compatriotas. Este sentimiento la llevó a pedir la nacionalidad norteamericana, la cual le fuera concedida en 1939. Incluso, su anti nazismo no fue una pose, pues en cuanto se volvió a reunir con su hermana Elisabeth y se enteró que ella y su cuñado habían colaborado con el nazismo, cortando toda relación con ellos, llegando incluso a afirmar tiempo después que ella nunca había tenido una hermana, que era hija única. O sea, la señora demostró su gran talante. Y nunca regresó a residir a Alemania hasta después de la caída del Muro de Berlín, en que llegó a vivir a su querido Berlín, no obstante murió en el bello París, en donde vivió los últimos diez años de su vida, no dejando que cámara de ningún tipo le tomara películas ni fotos. No quiso que los estragos de la vejez dieran al traste con todo su esfuerzo por parecer siempre bella. Y se encuentra sepultada en el cementerio municipal de Berlín-Schöneberg. Localidad donde había nacido.

¡VOLVIÓ A ALEMANIA!

Cuando fue a actuar en 1960 a Alemania, en el lado occidental la insultaron y le gritaron traidora, por su conducta pro yanqui durante la II Guerra Mundial, aunque en Alemania del Este la aclamaron. O sea ¡Controversial la señora!

CORRÍA PARA PRIMERA… Y PARA TERCERA TAMBIÉN

Sin duda alguna fue una mujer de mucho carácter, que según se cuenta de ella, tuvo tantos amantes como admiradores, entre tales querencias se cuentan algunas mujeres, como la francesa Edith Piaf. En la película “La vie en rose”, en un parte del filme se ve como una actriz que la hace de Marlene, llega hasta la mesa donde departe Edith Piaf con varios invitados y la felicita por la perfecta ejecución de las canciones que acababa de cantar. Ahí se le ve con ese aire etéreo con el que siempre quiso que se le conociera.

SE SUPO IMPONER

Fue una absoluta diva, impuso su estilo, modas y frases, pero a cambio de ello entregó su vida al culto de su personalidad, pues sacrificó todo en aras de tal logro, incluso hasta a su única hija, la cual ha despotricado de ella todo lo que ha querido, diciendo incluso que podía llegar hasta a ser cruel. Pero, es que gente de ese talante no permiten que nada les haga sombra ¡Ni los hijos! Se dedicaron a querer al mito por ellas creado, lo mejor de ello es que jamás se arrepintieron de ello y llegaron incluso a la soledad y autoaislamiento con tal de que sólo algunos íntimos supieran de su vejez y deterioro físico, pero no el mundo.

NO LAS TUVO SIEMPRE CONSIGO PERO SE DIO SUS MAÑAS

Siempre apeló a trucos sin fin para aparecer siempre como la mujer fatal del cine o la devoradora de hombres, y terminó en auténticas batallas con algunos directores de Hollywood por el hecho de no estar ella de acuerdo con la forma en como la tomaban las cámaras, pues argumentaba ese no era su ángulo o porque no le proyectaban las luces como ella quería, esto la llevó a dejar algunas películas inconclusas.

FUE EL GLAMOUR HECHO MUJER

Fue tan canija y versátil, que a pesar de ser de 1901, llegó a cantar la canción de “Light my fire”, de “The Doors” y formó elenco con David Niven, CANTINFLAS y Shirley MacLane, entre otros, en la película “La vuelta al mundo en 80 días”. Fue gran cuatacha de los Beatles, o sea, la señora fue siempre contemporánea, pero sin perder figura y en cuanto vio las fuerzas la abandonaban por cuestiones de la edad ¡Se recluyó y no se dejó retratar o filmar por nadie! Debió sufrir mucho, pero tuvo que considerar valía la pena pagar el precio en aras de la fama… ¡Y lo pagó!

Entre sus frases para la historia acuñó la de: “Nunca me desmayo porque no estoy segura si voy a caer con estilo”. El mismo Ernesto Hemingway escribió lo que se considera el epitafio de su vida al expresarle: “La muerte es algo que a ti no te concierne, Marlene, tú eres inmortal”. Y así fue.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -