Zumby Pixel

Caminante, son tus huellas el camino y nada más…

Publicado 23 diciembre 2017 el 23 de Diciembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

“Es una lástima que el lapso entre ser demasiado joven y demasiado viejo sea tan breve, y que tengamos que decir con tristeza: ¡Qué temprano se nos hizo tarde!”

“Algún día, en cualquier lugar, en cualquier parte, indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y esa, sólo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”. Pablo Neruda.

“El secreto de una buena vejez, no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”. García M.

“Después de la alegría viene la soledad. Después de la plenitud, viene la soledad. Después del amor viene la soledad”. Mario Benedetti.

“Hoy es sábado 23 de diciembre del 2017, a las 21 h. Buena hora para entrar al mundo de la tercera edad, de la mano de Amado Nervo y su poema “En Paz”. Anónimo.

RECORDANDO AL BUEN AMIGO CARLOS MATEO

No, no estoy deprimido y mucho menos de plañidero, pero, resulta que hace tres días partió de este mundo un buen amigo y compañero de generación universitaria, Carlos Mateos Carrasco. Formaba parte del grupo de estudiantes de Veracruz, cuando estudiamos en Xalapa en la Facultad de Derecho. Llegó a ser un exitoso y reconocido abogado, pero, lamentablemente, como “los de entonces ya no somos los mismos” y nos encontramos ahora en la línea de fuego, se nos adelantó en el viaje sin retorno.

Y… bueno, no obstante lo sabemos qué así ha sido, que así es y que así será, no deja de remitirnos a la reflexión el ver partir de manera definitiva a los amigos.

EN LA VIDA SIEMPRE ES TODO PARA ADELANTE

Mateos, como le llamábamos, era muy entusiasta y con tal ánimo siempre me alentaba a asistir a las reuniones anuales de la generación, que más que la verdad, con lo ideático que soy, nunca asistí ni he asistido a una sola de ellas, pues le decía a Carlos y a varios otros compañeros que me invitaban: “No me gustan los intentos fallidos de regresar al pasado, lo vivido, vivido está y lo gozado y lo bailado en mi tiempo de universitario nadie me lo quitará. Pero, intentar ir hacia atrás ¡Ni para tomar impulso!”. Ellos me mencionaban lo ameno de esas reuniones, de lo cual jamás tuve duda alguna que así era, pues luego miraba las fotos. Pero, de todas formas no he asistido. Eso sí, cuando por azares del destino me encuentro con alguien de la generación ¡Qué de remembranzas y qué de carcajadas! Creo que salvo con Luis Ramírez, y eso porque me llevo de a pido y cuarto con su mamá, la terrible y muy guapa Elenita Saiz Calderón, que dicho sea de paso es purulenta hasta decir basta ¡Cómo nos divertimos ella y yo diciéndonos hasta de lo que nos vamos a morir! Y Luis sólo acata a decir que nos llevamos muy pesado, pero bien que celebra él con sus carcajadas la bola de tonterías que nos decimos su progenitora y yo. Es él el compañero al que más veo y frecuento. Y reitero, eso porque estoy en contacto con Elenita, mi entrañable amiga.

SE NOS HAN ADELANTADO ALGUNOS

Ya han partido algunos de los compañeros, pero, entre más tiempo pasa, como que más se sorprende uno más de la partida de los cercanos amigos. Debe ser en función a que el lapso se acorta y nos vamos concientizando que no estamos lejos de seguir ese sino y llegar al aprendizaje forzoso de morir, que igual que el nacer, nadie nos prepara tampoco para la partida final. Y tal vez por ello, no deja de sorprendernos ese paso final de la existencia.

LA PASAMOS SIEMPRE MUY BIEN

Tal cual, como dijera Charles Chaplin, creo nuestra generación aplicó lo dicho por él: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida… antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos”.

Que dicho sea de paso, a la edad que ahora tenemos en promedio todos los de la generación, cercanos o pasados ya de los sesentas (me cuento en este último grupo), creo, de una forma u otra, conociéndolo o no, comenzamos a meditar el final del poema “Retrato” de Antonio Machado: “Y cuando llegue el día del último viaje, / y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, / me encontraréis a bordo ligero de equipaje, / casi desnudo, como los hijos de la mar”.

http://losbuenosdias.blogspotcom
correo:[email protected]

 

- US -