Zumby Pixel

Los negativos resultados del euro

En el periodo 1999-2016, la brecha de renta per cápita entre países ricos y pobres se ha mantenido o incluso se ha incrementado.

Publicado Hace 11 días el 02 de Diciembre de 2017

por

Ni redujo la desigualdad, ni fue factor de desarrollo: BCE

Dr. Armando Rojano Uscanga

Para los países europeos que aceptaron la moneda común europea, el euro, en 1999, no ha resultado como catalizador para reducir la desigualdad, ni ha sido factor de desarrollo, pues los que no lo adoptaron,  han crecido más y mejor. Tampoco ha sido el esperado motor de convergencia económica entre los países de la Eurozona. En el periodo 1999-2016, la brecha de renta per cápita entre países ricos y pobres se ha mantenido o incluso se ha incrementado. Aunque el euro no es el principal culpable de esta situación, sí ha podido enmascarar los problemas de algunos países que ya venían atrás y, por ende, ralentizando las reformas para subsanarlos.

La brecha de ingresos sigue siendo muy grande entre los países de la Eurozona, y queda demostrado que el euro no ha servido como catalizador para reducir la desigualdad, según destacan varios economistas en el documento “Real convergence in the euro are: a long-term perspective” (Convergencia real en la Eurozona: una perspectiva a largo plazo), publicado por el Banco Central Europeo (BCE). Aunque, hay que recordar que la creación del euro tiene unos fines más relevantes, que la búsqueda a corto plazo de la convergencia económica. Por ahora, el euro sí ha funcionado como amplificador de una unión que comenzó hace más de 50 años en un continente castigado por las guerras y los enfrentamientos internos.

La entrada en la unión monetaria se consideró como un refuerzo económico, aumentando la confianza, reduciendo la barrera a las inversores para impulsar el crecimiento de los países más rezagados y estrechando las primas de riesgo que pagaban los Estados con menor renta per cápita.

Los 11 países que entraron en el euro desde su nacimiento son: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal; y que ingresó Grecia en 2001. Mirando el periodo al completo (1999-2016), hay falta de convergencia real entre los países que adoptaron el euro al principio, en 18 años los países con bajos ingresos no han reducido la brecha, por ejemplo España, mientras que para otros incluso se ha incrementado, como es el caso de Grecia, según el informe. Por si esto fuera poco, países como Italia, que entraron en el euro dentro del grupo siendo parte del grupo de naciones con elevados ingresos, ha registrado el peor comportamiento de todos. Es decir, para Italia, la llegada del euro ha supuesto un fuerte aumento de la divergencia de ingresos con los países más ricos de Europa.

 

- US -