Zumby Pixel

Las mascotas ya no serán legalmente cosas… en España

Con ello, las mascotas dejarán de ser “cosas”, lo que significa un cambio esencial en su régimen jurídico que permitirá que no puedan ser embargadas, o que en casos de separación o divorcio, la custodia del animal pueda ser repartida en base a su bienestar.

Publicado 13 diciembre 2017 el 13 de Diciembre de 2017

por

Las consideran: “Seres vivos dotados de sensibilidad”

Dr. Armando Rojano Uscanga

En un alarde de sensibilidad legislativa el Pleno del Congreso español debate una Proposición de Ley que pretende modificar el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil para considerar a los animales de compañía, como “seres vivos dotados de sensibilidad”. Con ello, las mascotas dejarán de ser “cosas”, lo que significa un cambio esencial en su régimen jurídico que permitirá que no puedan ser embargadas, o que en casos de separación o divorcio, la custodia del animal pueda ser repartida en base a su bienestar.

Se trata de una antigua reivindicación de las organizaciones animalistas, que ha logrado la modificación del estatus jurídico de las mascotas. En febrero de este año el Observatorio Justicia y Defensa Animal consiguió presentar en la Cámara Baja una Iniciativa Legislativa Popular avalada por más de 243.000 firmas recogidas en Change.org. Ciudadanos, un nuevo partido político,  la elevó al Pleno de la Cámara en una Proposición No de Ley que consiguió el respaldo de todos los grupos y que instaba al Gobierno a poner en marcha los cambios legales necesarios. Ahora, una Proposición de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Popular quiere modificar tres leyes para hacerlo posible.

Proponen modificar la Ley de Enjuiciamiento Civil para que los animales de compañía no puedan ser “en absoluto embargables”, y la Ley Hipotecaria para impedir que se pueda extender una hipoteca a los animales de compañía o a los de una finca ganadera, industrial o de recreo. En el Código Civil, en el Libro Segundo, denominado “De los bienes, de la propiedad y de sus modificaciones”, pasará a llamarse “De los animales, los bienes, de la propiedad y de sus modificaciones” y su primer artículo, el 333, incluye un nuevo apartado en el que se reconoce a los animales como “seres vivos dotados de sensibilidad”.

Con esto, los animales contarán con derechos, lo que implica obligaciones para sus tenedores. La propuesta incluye que “el propietario de un animal puede disfrutar y disponer de él respetando su cualidad de ser dotado de sensibilidad, asegurando su bienestar conforme a las características de cada especie”. Y que “el derecho de uso no ampara el maltrato”, así como que “el derecho de disponer del animal no incluye el de abandonarlo o sacrificarlo salvo en los casos establecidos en las normas legales o reglamentarias”.

Contempla también una indemnización “por el sufrimiento moral” para los propietarios de animales que mueran o acaben padeciendo una lesión grave a causa de un tercero. ¡Caray, que envidia!

 

- US -