Zumby Pixel

El mercado del petróleo en el 2018

El corte del oleoducto más importante del Mar del Norte está apoyando los precios y no se sabe cuánto tiempo llevará reparar la tubería.

Publicado 20 diciembre 2017 el 20 de Diciembre de 2017

por

La demanda crece y los precios tienden a subir

Dr. Armando Rojano Uscanga

El próximo año pinta bien para los precios del petróleo que seguiría la tendencia del tipo Brent, referencia en Europa y medio mundo, que acumuló una subida del 40% desde mínimos de junio. Aunque parecía difícil que el Brent superara los 55 dólares, varios cambios han permitido que roce los 65 dólares por barril. Aunque los cambios que han impulsado el precio del ‘oro negro’ han sido sólo temporales, parece que los precios podrían aguantar en estos niveles a corto y, quizá, medio plazo, tras una mala racha de tres años caracterizada por una caída abrupta de los precios, y su posterior estancamiento en niveles relativamente bajos.

El corte del oleoducto más importante del Mar del Norte está apoyando los precios y no se sabe cuánto tiempo llevará reparar la tubería. Mientras tanto, hay una carencia de 400.000 barriles de este tipo de Brent, y una huelga en la industria petrolera de Nigeria parece reforzar la hipótesis que descarta cualquier corrección importante en el precio del Brent a corto plazo.  Más allá de estos cambios temporales, desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) creen que el dinamismo del crecimiento económico continúa expandiéndose y se encuentran en un momento relativamente fuerte. La continuidad de esta expansión podría suponer un giro al alza potencial sobre la demanda de crudo.

La prolongación del acuerdo entre la OPEP y Rusia mantendrá a raya la producción de crudo durante el próximo año. A pesar del aumento de la producción del shale oil o petróleo de esquisto, la demanda exterior de petróleo producido en la OPEP se incrementará en 360.000 barriles por día hasta los 33,42 millones diarios, según las previsiones del cártel. La demanda global será de 98,45 millones, 130.000 barriles más al día que los anteriores pronósticos del cártel. El impulso de la demanda junto con los recortes acordados por la OPEP y Rusia de 1,8 millones de barriles al día hasta finales de 2018, sería suficiente para que los inventarios de crudo en los países desarrollados siguieran cayendo lentamente y que el precio del oro negro se mantuviese en los niveles actuales. Los inventarios en la OCDE han caído por fin por debajo de los 3.000 millones de barriles. Según la Agencia de la Energía de EEUU, el nuevo nivel de reservas es suficiente para que estos países aguanten 62 días sin nuevo petróleo, frente a los 66 días que se alcanzaron en abril de 2016. Algunos bancos de inversión dan por buenos estos pronósticos y ven el barril de crudo por encima de los 60 dólares en 2018.

 

- US -