Zumby Pixel

¿Por qué visten a los niños de Juan Diego?

Llevarlos ante la Virgen y la Iglesia el 12 de diciembre significa también recibir la bendición y el compromiso de responsabilizarnos en la educación de los niños en la fe y en la vida cristiana.

Publicado 02 diciembre 2017 el 02 de Diciembre de 2017

por

Vestir a niños de Juan Diego, tradición inmemorable.

Rubén Licona Vázquez / El Dictamen

La tradición de vestir a niños y niñas con la indumentaria de Juan Diego y presentarlos ante la Virgen de Guadalupe el 12 de Diciembre, es una práctica en México inmemorable, y afianza el fervor religioso que recuerda el hecho divino cuando la Virgen Morena hizo su aparición al indígena en el Cerro del Tepeyac.

El padre Víctor Manuel Díaz Mendoza, vocero de la Diócesis de Veracruz, recordó que este acontecimiento sucedió en 1531, y fue años después en que las familias de aquellas épocas empezaron a representar esa imagen llevando a sus hijos a los templos.

Padre Víctor Manuel Díaz Mendoza, vocero de la Diócesis de Veracruz. Foto Alina Krauss
Padre Víctor Manuel Díaz Mendoza, vocero de la Diócesis de Veracruz. Foto Alina Krauss

Expuso que la aparición de la Virgen a Juan Diego ayudó a los misioneros, que ya habían llegado a estas tierras, en la evangelización.

Esa aparición de la Virgen María de Guadalupe se convierte en un códice para los naturales de estas tierras del Anahuac y los hace volcarse a las enseñanzas de los misioneros.

Se dice que después de esta aparición miles se hicieron bautizar porque entendieron en esa imagen lo que Dios quiere para estas tierras“.

Por ello, sostuvo, desde entonces está esa búsqueda de la imagen de la Virgen, con la que se indentifica el mexicano.

Consideró que el hecho de vestir a los niños de Juan Diego, es refrendar la fe en la Virgen Santa María de Guadalupe, la madre de Dios por quien se vive.

Es al mismo tiempo buscar refugio en Santa María de Guadalupe en los momentos difíciles, no solo por sus palabras: “No temas cosa alguna…no estoy yo aquí que soy tu madre“, sino que dentro de nuestro corazón y nuestra mente nos mueve a ir y postrarnos ante Nuestra Señora de Guadalupe.

Por eso llevar a los pequeños con la vestimenta indígena es refrendar nuestra cultura, nuestras raíces.

Llevarlos ante la Virgen y la Iglesia el 12 de diciembre significa también recibir la bendición y el compromiso de responsabilizarnos en la educación de los niños en la fe y en la vida cristiana.

Comentó que las tradición no ha decaído, pues a pesar de la situación económica la gente hace sus sacrificios y busca la manera de obtener la vestimenta con sacrificios.

Incluso quienes realmente no pueden adquirirla llevan a sus hijos sin ésta para cumplir con la tradición.

Te recomendamos leer: ¿Qué elementos integran el traje de inditos y cuánto cuesta?