Zumby Pixel

Hablando de… A la mesa

A la fecha, al no disponerse del tiempo y la dedicación para preparar esa comida, se anuncian en varios sitios menús diversos, cuyos platillos se encuentran listos para servir a la mesa.

Publicado Hace 16 horas el 16 de Diciembre de 2017

por

Concepción Díaz Cházaro
Cronista de la ciudad

Nos encontramos en preparativos para festejar la Navidad y el Año Nuevo. Para estas celebraciones añoramos los platillos preparados con esmero en nuestras casas, cuyas recetas han pasado de generación en generación.

A la fecha, al no disponerse del tiempo y la dedicación para preparar esa comida, se anuncian en varios sitios menús diversos, cuyos platillos se encuentran listos para servir a la mesa. Como buena tragona, me interesé en conocer los diferentes opciones para degustar esta temporada.

Así, para los amantes de las ensaladas: la navideña de frutas y nuez o la deli de espinacas, nuez garapiñada y queso de cabra, seguida de una rica y calientita crema de cebolla caramelizada con queso de cabra; otra opción es la crema de cuatro quesos y hierbas, seguidas de empanadillas de bacalao o atún, la paella festiva así como el bacalao tradicional, no puede faltar el pavo navideño relleno de picadillo y fruto secos o de igual manera se puede elegir entre el lechón al horno o la pierna adobada con papas.

Otros sitios ofrecen para celebrar la Navidad y Año Nuevo en casa, cenas completas para ocho y hasta veinticinco personas con diferentes opciones: pavo, el relleno de carne, salsa de mollejas, crema de elote, ensaladas a escoger: la Waldorf, de zanahorias, coditos y noche buena. También en otro menú se ofrece: pierna deshuesada, salsa de frutas, consomé al oporto, puré de papa o de camote y barra de ensaladas.

Los buñuelos y hojuelas, herencia del dulce sabor de la conquista que acostumbramos comer en los últimos meses del año, bañados de miel de piloncillo, con aroma a canela y anís, son una de las tradiciones más antiguas en las fiestas decembrinas producto del encuentro de dos cocinas y si de bebidas se trata, el ponche que aunque se consume en muchos países, en el nuestro, con la inclusión de la jamaica y el tejocote se le da un toque propio de México.

Hoy en día, las facilidades de la mercadotecnia llegan en imágenes tanto impresas como digitales; de la vista nace el amor, y en esta forma saboreamos y elegimos con anterioridad los platillos que degustaremos en las cenas y comidas de las próximas festividades. Sin duda tendrán una gran aceptación para las reuniones en casa dada la situación económica e inseguridad del momento.

Muy cerca de los quinientos años del encuentro de las culturas de la olla y del caldero, la fusión de estos alimentos se encuentra presente en nuestras mesas.

A disfrutar de estas festividades y comilonas sin olvidar la filosofía popular: “De borrachos y tragones están llenos los panteones”.

Buen provecho y Felices Pascuas.

 

US - US -