Zumby Pixel

Desaparecerá Conciliación y Arbitraje, con reforma laboral

Refirió que esta reforma laboral está en el Senado en espera de aprobarse, y busca disminuir las acciones que se dan en las Juntas de Conciliación para pasarlas a juzgados.

Publicado 19 diciembre 2017 el 19 de Diciembre de 2017

por

José Alfredo Romero Costales, vicepresidente Académico del Colegio de Abogados Laboralistas del Estado

Rubén Licona Vázquez

Al señalar que la reforma a la Ley Federal del Trabajo en su parte procesal no es mala en sí, pero la justificación tampoco parece demasiado correcta, el abogado José Alfredo Romero Costales, vicepresidente Académico del Colegio de Abogados Laboralistas del Estado, subrayó que ésta sataniza a las Juntas de Conciliación y Arbitraje al ponerlas como si fueran órganos ineficientes.

Refirió que esta reforma laboral está en el Senado en espera de aprobarse, y busca disminuir las acciones que se dan en las Juntas de Conciliación para pasarlas a juzgados.

Es decir, se propuso el cambio de Juntas de Conciliación y Arbitraje que pertenecen al Poder Ejecutivo, a pasar a juzgados laborales que van a pertenecer al Poder Judicial.

Se espera disminución de nublados y potencial de lluvias

Sin embargo, sostuvo, el riesgo de cambiar de Juntas a Juzgados es que dificultará el acceso de los trabajadores a la justicia laboral.

Puso como ejemplo que en el estado de Veracruz a nivel local existen 16 juntas, repartidas en todo el estado.

Y todo parece indicar que lo que se pretende es que pasando a ser juzgados habría menor cantidad que Juntas.

En tanto a nivel federal en el estado existen cinco Juntas de Conciliación: Coatzacoalcos, Orizaba, Xalapa, Veracruz y Poza Rica.

#VeracruzEnPositivo: Posadas en Tlacotalpan

La intención, señaló, es que exista uno o dos juzgados a nivel federal en materia laboral, lo cual dificultará el acceso a la justicia laboral porque además de que se va obligar a las partes, sobre todo al trabajador, a pasar por un Centro Nacional de Conciliación o Centros Estatales de Conciliación los cuales también estarán centralizados en la capital, ello implicará inhibir la demanda, la acción del trabajador de cualquier punto del estado, al tener que trasladarse para interponer demandas hasta a la ciudad capital.

Con todo esto parecería que se pretende dar mayor certeza jurídica, pero creo que lo que pretenden es inhibir las acciones de los trabajadores y bajar el nivel de asuntos y tratar de sacarlos todos en conciliación“, comentó.

Con esta reforma, explicó, ya no habrá parte judicial sino se pasa primero por la conciliación, y ahí es donde se atorarán todos los juicios porque la autoridad no dejará pasar las demandas o los reclamos de los trabajadores a la parte judicial, tratando de obligarlos a que concilien.

Mas que nada, insistió, se va a tratar de inhibir las demandas.

El punto en este asunto, subrayó el abogado Romero Costales, no es tanto es en qué lugar esté ubicada la autoridad que resuelva los conflictos laborales, sino que verdaderamente se les dote de un presupuesto que les permita hacer frente a todas las necesidades del ámbito laboral.

Identifican cuerpo de joven universitario en Colina de Santa Fe

“Recordemos que en los juzgados laborales o en las Juntas se van a resolver siempre las cuestiones del sector productivo del país que son los trabajadores y los patrones. Creemos que por ese solo hecho sería necesario poner atención, en donde incluso los abogados laboralistas durante mucho tiempo han exigido que se atienda esta cuestión, ya sea antes con las juntas y hoy con los juzgados”.

Resaltó que en este tema existe además una cuestión técnica, porque se rompe con muchos principios de derecho laboral y ahora se integran a este Derecho principios que son parte del derecho privado y del derecho civil, los cuales pertenecen a ramas distintas del ámbito jurídico y por lo tanto los rigen principios diferentes.

De acuerdo con la reforma constitucional estos cambios tendrían que haber estado aprobados el 28 de febrero del año entrante, pero por los tiempos parece que no será posible; además existe allí un absurdo en el renglón de que las juntas tendrían que desaparecer el 28 de febrero y todos los asuntos en trámite tendrían que pasar a los nuevos juzgados laborales, lo cual es una aberración jurídica,

El principio es que debe haber juicios en juzgados previamente establecidos, ya que no se pueden resolver asuntos que ya se iniciaron creando juzgados nuevos, tendrían que ser resueltos ante la autoridad en que iniciaron.

 

- GB -