Zumby Pixel

9 de cada 10 mujeres sufren violencia obstétrica en Veracruz

En los últimos cinco años, han sido nulas las denuncias presentadas ante el ministerio público, por ello no se han podido aplicar sanciones de ningún tipo.
MÉXICO, D.F., 11AGOSTO2015.- Decenas de padres de familia acudieron al Zócalo en donde el Gobierno del DF entregó cunas como parte del Programa Cunas Ciudad de México. La cuna tiene artículos para bebes como ropa, esponja para baño, jabón, pañales, sonja, toallitas húmedas y una pañalera y se basan en un programa de Filandia. FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

Publicado 18 diciembre 2017 el 18 de Diciembre de 2017

por

Consiste en que la mujer recibe un trato deshumano por médicos, enfermeras o profesional de la salud en relación al embarazo

Chris, a sus 24 años, por más de 10 horas estuvo en el área de toco-cirugía, fue agredida verbal e incluso fue ignorada por el personal médico

Flor de Jesús Meza Cano

Nueve de cada diez mujeres embarazadas, han sufrido violencia obstétrica en clínicas y hospitales de Veracruz.

Gloria López Mora, integrante del cuerpo académico de desarrollo humano de Veracruz, dijo que el personal de salud, incurre en violencia física, psicológica, verbal e institucional.

De 10 casos, prácticamente 9, casi 10, ha sufrido algún tipo de violencia obstétrica“, comentó.

Entrevistada por EL DICTAMEN, López Mora, aseguró que los casos de violencia obstétrica se han disparado por la saturación que se registra en el área de toco-cirugía de los hospitales o centros de salud, donde se ha detectado de falta de humanidad y desempeño ético-profesional, por parte del personal médico y enfermeras.

Gloria López Mora, integrante del cuerpo académico de desarrollo humano de Veracruz.
Gloria López Mora, integrante del cuerpo académico de desarrollo humano de Veracruz.

Se empiezan a saturar los hospitales y las clínicas, sanatorios, pero también empieza a haber condiciones de falta de humanidad y desempeño ético-profesional, por la sobrecarga de trabajo que se vive en las instituciones de salud“, comentó.

Por la sobrecarga de trabajo, muchas instituciones de salud, optan por la cesárea e ignorar el proceso de naturalizar el parto.

Que a toda embarazada para sacarla más rápido, le tenían que hacer cesáreas, cuando hay procesos para naturalizar el parto“, comentó.

En los últimos cinco años, han sido nulas las denuncias presentadas ante el ministerio público, por ello no se han podido aplicar sanciones de ningún tipo.

Pero si lo hacemos ante el ministerio público, se deben llevar las indagatorias porque está penado, nuestro estado de Veracruz, cuenta con un Código Penal, en el artículo 363 con 5 fracciones y establece sanciones para los trabajadores de salud“, comentó.

Entrevistada por EL DICTAMEN, Norma Alicia Riego Azuara, presidenta de la Federación Mexicana de Colegios de Enfermería, dijo que la violencia obstétrica, consiste en que la mujer recibe un trato deshumano por médicos, enfermeras o aquel profesional de la salud en relación al período de embarazo.

Lamentó que el 90 por ciento de las mujeres en el estado de Veracruz, sufren violencia obstétrica en clínicas y hospitales, ante la falta de capacitación del personal médico.

Es una violencia de carácter institucional, donde los agresores son principalmente el Sector Salud, por lo tanto debe de cumplir alguna normatividad y ser capacitado para que pueda actuar y trabajar con las mujeres de manera integral y evitar violentarlas más“, comentó.

En el ámbito físico, esta violencia se traduce en prácticas invasivas, tales como: el tacto realizado por más de una persona, el uso de fórceps, el raspaje de útero sin anestesia, una cesárea sin justificación médica y el suministro de medicación innecesario.

En una encuesta realizada a mujeres en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, que dieron a luz en los últimos tres años, en instituciones de salud, 7 de cada 10 recibieron más de tres formas de violencia obstétrica, sobre todo la inducción del parto y la verbal.

En el ámbito psicológico se manifiesta en un trato deshumanizado mediante la utilización de un lenguaje inapropiado y grosero, discriminación, humillación, burlas y críticas respecto al estado de la mujer y su hijo.

Desde que te comentan que te calles, aguántate, eso lo hubieras pensado antes, para que te vuelves a embarazar, que así tu lo quisiste, ya se está violentando o cuando llegas víctima de una violación y te dicen que seguramente tenías la culpa por traer la falda muy corta o porque te emborrachaste, ya se está violentando a la mujer“, comentó.

Explicó que este tipo de violencia se ha disparado en los hospitales, clínicas y ministerios públicos.

Detalló que los organismos internacionales han señalado que el personal médico como doctores, enfermeras y trabajadores sociales, así como el ministerio público, tienen que ser capacitados con perspectiva de género.

Aunque aseguró que no toda la culpa la tiene el personal médico, pues se trata de una violencia institucional y citó como ejemplo de violencia obstétrica, que cuando se hace la ruptura de las bolsas para que el producto salga más rápido en una labor de parto.

Sin embargo, el personal médico como doctores y enfermeras, incurren en esta practica porque así lo marca la técnica.

No quiere decir que sea culpa de ellos, sino de los protocolos institucionales que no han sido actualizados y la falta de capacitación, información y voluntad“, comentó.

Dijo que el término de violencia obstétrica es nuevo, lamentablemente esta violencia ha existido por muchos años, aunque en la actualidad ya es penalizado.

Declaró que lo importante es que las mujeres que reciban este trato inhumano en una clínica de salud u hospital lo denuncie, ya que aseguró se debe de acabar con esta violencia que pasan las mujeres en su período desde la gestación hasta el parto.

Riego Azuara, dijo que la violencia obstétrica sí existe, lo malo es que no hay una cultura de la denuncia y que se sigue tolerando este tipo de tratos inhumanos a las mujeres en su etapa de embarazo.

Hay señales de violencia obstétrica, cuando las mujeres embarazadas no son atendidas oportuna y eficazmente ante una emergencia; obstaculizar el apego precoz del niño con su madre, sin causa médica justificada, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente al nacer.

Alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin obtener el consentimiento voluntario.

Practicar el parto por vía de cesárea, cuando haya condiciones para un parto natural, recibir ofensas, discriminación, humillación durante el proceso de parto, son algunos ejemplos.

CHRIS, UNA HISTORIA TRISTE DESPUÉS DEL PARTO

Ya pasaron dos años y al recordar lo vivido, aún sus manos se tornan ansiosas y sudorosas y conforme avanza su testimonio, las lágrimas ya no se pueden ocultar y rompe en llanto.

Chris, a sus 24 años, sufrió violencia obstétrica, por más de 10 horas, estuvo en el área de toco-cirugía del IMSS No. 71, ubicado en la avenida Díaz Mirón, donde fue agredida verbal e incluso fue ignorada por el personal médico.
Chris, a sus 24 años, sufrió violencia obstétrica, por más de 10 horas, estuvo en el área de toco-cirugía del IMSS No. 71, ubicado en la avenida Díaz Mirón, donde fue agredida verbal e incluso fue ignorada por el personal médico.

Chris Denisse, quien evitó revelar sus apellidos y refugiarse en el anonimato, reveló que aún duele la herida, que le dejó haber sido víctima de maltrato, humillación, ridiculización y agresiones psicológicas, físicas y verbales, que sufrió en el área de de toco-cirugía, durante su labor de parto.

A sus 24 años, sufrió violencia obstétrica, por más de 10 horas, donde incluso el personal médico constantemente le argumentaba que su bebé ya no se movía y que podría estar padeciendo sufrimiento fetal.

Entrevistada por EL DICTAMEN, Chris Denisse, relató que llegó a las 6 de la mañana al área de toco-cirugía y hasta las 14:00 horas, fue ingresada al quirófano, donde por fortuna nació su bebé sano pero a través de la cesárea y sus familiares nunca fueron notificados, argumentando el personal médico que no había nadie en la sala de espera.

Le digo, como es posible que mi hijo tiene sufrimiento fetal y no hagan nada y me respondía la enfermera pues que quieres que haga si tu llegaste así, que puedo hacer si no tengo ningún quirófano, ya después me prepararon muy rápido, todo me lo hicieron bien brusco, me enrollaron las vendas y me rasuraron bien feo y pasé al quirófano y nunca me decían nada“, comentó.

Antes tuvo que soportar horas de violencia verbal, por parte de las enfermeras e incluso los doctores, que insistían que faltaba mucho tiempo para el alumbramiento.

Otras mujeres en su mismo estado, incluso eran regañadas porque estaban llorando.

Recuerdo que había una chica de 16 años a mi lado, y lloraba mucho porque le dolía y sólo le gritaban, que chillona eres, ya cállate“, comentó.

Al nacer su bebé no se lo enseñaron, incluso el doctor volvió a agredirla verbalmente al asegurar, “tanto drama y mira el niño está bien”.

También el personal médico, obstaculizó el apego precoz del niño con su madre, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente al nacer.

“Le pedí recomendaciones para el cuidado del bebé y me respondió grosera la enfermera, qué yo te lo voy a mantener toda la vida, agarró y se fue, yo le dije es que el niño ya se hizo del baño, y me contestó, y qué quieres que haga yo, ese es el colmo, es tu hijo no mi hijo, a poco yo me voy a ir contigo a tu casa, las más groseras son las enfermeras de más edad, las jóvenes eran más amables”, comentó.

Chris sólo recuerda que su experiencia como mamá primeriza, fue no sólo de dolor, sino de maltratos y humillaciones. Sólo recuerda que rezaba mucho y lloraba a la vez, para soportar sola, la llegada de su hijo.

HOSPITAL DE LA COMUNIDAD DE TEOCELO, CON 20 AÑOS DE EXPERIENCIA AL TRATAR DE MANERA NATURAL EL PARTO

Norma Alicia Riego Azuara, presidenta de la Federación Mexicana de Comisión de Enfermería, aseguró que el estado de Veracruz, tiene una gran fortaleza en este tema, que las autoridades de salud han ignorado constantemente.

Destacó que el Hospital de la Comunidad de Teocelo, que está cerca de Xalapa, tiene casi 20 años, tratando de forma natural el parto, con cero muertes materno-infantil.

Ahí se aplica un modelo humanista, para volver a la naturalización del parto y atenderlo de manera natural desde la etapa pre-natal.

Explicó que tienen un modelo de atención que debería extenderse a todo el estado, pero es ignorado por las autoridades de la Secretaría de Salud, que prefieren dar cursos en línea de 10 horas, sobre la atención del parto.

“Es un curso que se da en San Miguel de Allende, donde hay una clínica que atiende el parto natural y que también es un ejemplo, pero en este sentido lo que a mí me preocupa es, porque ahorita en fin de año, porque a los pasantes que no son personal que se va a quedar dentro de la secretaría y pues los mandan obligatoriamente porque pueden hacerlo y sólo es para inflar cifras de que se capacitaron tantos en el 2017, tantas personas para atender a personas en trabajo de parte, para que en la vuelta de la esquina, tiene un ejemplo y recursos propio que se puede extender en todo el estado”, comentó.

EN MÉXICO, UNA DE CADA TRES MUJERES FUERON VÍCTIMAS DE VIOLENCIA OBSTÉTRICA

Una de cada tres mexicanas de entre 15 y 49 años que tuvieron un parto de 2011 a 2016 fue víctima de violencia obstétrica, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, realizada por el Inegi.

El sector más vulnerable son las mujeres indígenas. En México hay más de seis millones de mujeres indígenas, lo que significa que 4.8 millones de mujeres indígenas (el 80%) son víctimas de la violencia obstétrica.

La situación es grave debido a que, según los datos oficiales, seis de cada 10 mujeres indígenas están en etapa reproductiva. En promedio, comienzan su vida sexual a los 16 años, aunque se reportan casos en que la edad disminuyó a los 12.

 

US - US -