Zumby Pixel

“Si una mujer estudia se vuelve rebelde, opinan mexicanos: UNAM”

Leí el texto y vienen una serie de estadísticas relacionadas con las mujeres que realmente no dicen gran cosa y lo mejor de la nota es el título, pues entre otras muchas cosas está por demás misógino a extremis.

Publicado 11 noviembre 2017 el 11 de Noviembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Título de una nota encontrada en Internet, según esto de acuerdo con la Encuesta Nacional de Género editada por la máxima casa de estudios, el 52 % de los cuestionados estuvo de acuerdo con la frase: “Si una mujer estudia se vuelve rebelde”. Leí el texto y vienen una serie de estadísticas relacionadas con las mujeres que realmente no dicen gran cosa y lo mejor de la nota es el título, pues entre otras muchas cosas está por demás misógino a extremis.

¡QUÉ BUENO SE VOLVIERAN TODAS REBELDES!

¡Y qué bueno que estudien y se tornen rebeldes! Insisto y vuelvo a insistir sentado en este banquillo… ¡Las mujeres, al igual que cualquier otro ser humano no tiene la obligación de aguantar a nadie!, con excepción de aquellas responsabilidades tuteladas por la ley y dentro del más estricto marco del derecho en lo que una relación laboral se refiere y otras de carácter civil, también con apego a la norma jurídica, pues de ahí en fuera, todo ser humano, lo cual incuestionablemente incluye a la mujer, es su Derecho hacer y ser como se le dé la gana ser, siempre y cuando no afecte derechos de terceros.

POR ESO A LOS ESCLAVOS SE LES PROHIBIA BAJO PENA DE MUERTE SABER LEER Y ESCRIBIR

Incluso el título de referencia revela mucho de lo que en varias ocasiones ya les he planteado, de esa acción llevada a cabo en naciones o territorio en donde se practica la esclavitud o que no es deseo de las clases dominantes permitir el que las clases inferiores dejen de obedecer, la de no permitir la educación debida a tales clases inferiores y en el caso de la esclavitud, está la pena de muerte del esclavo que aprendiera a leer o escribir ¿Por qué?, porque es a través de la educación como la gente se da cuenta de los abusos de que es objeto por parte de las clases oligárquicas, predominantes o explotadoras y por lo tanto se “vuelven rebeldes”. Claro, se rebelan a toda esa cauda de injusticias a que están sometidos a fin de que las clases dominantes mantengan un nivel de vida regalado ¡De abundancia!, en función a la explotación a que está sujeta la mayoría de los integrantes de la población de determinada nación. Y en el caso de las mujeres, a fin de que ellas “no se rebelen” a las condiciones medievales y retardatarias a que están sujetas ¡No por ley! Sino por costumbre. Por lo que, cuando ellas se percatan de que toda esa cauda de obligaciones a las que están sujetas es solamente porque “así fueron educadas”, mandan a todo el mundo por el tubo correspondiente y es cuando ellas se tornan “rebeldes”.

LA MUJER ES UNA PAR DEL HOMBRE, NO UN SER INFERIOR

Por lo tanto, están en todo su derecho las mujeres en rebelarse. En una ocasión recuerdo que un amigo mío, abogado civilista, me decía: “No logro entender a la mayoría de las mujeres cuando vienen a divorciarse y están con todo en contra del marido, pero, en cuanto el marido les dice: “Te voy a quitar a los niños”, ellas enloquecen y dejan todo y conceden todo con tal de que no les quiten a los hijos, cuando que lo más fácil sería que en ese momento dijeran ellas: “¡Pues quédatelos!”. De inmediato el marido cambiaría de estrategia ¿Y qué puede pasar si le quitan al o los hijos? ¡Nada!, se tiene que seguir el proceso y en tanto, si él se queda con los hijos es casi imposible que la “otra” se quiera hacer cargo de hijos que no son suyos y en cuanto a la mamá, bueno pues a más tardar en 15 días la progenitora ya estaría hasta el copete de los nietos, porque los hijos sólo están siempre bien con la mamá, pero, lamentablemente esa es la mentalidad de la mujer y es muy difícil hacerlas cambiar”. Y efectivamente, si algo hay difícil en la vida es cambiar estructuras mentales de gente adulta.

“LA VERDAD OS HARÁ LIBRES” Y LA VERDAD ES EL SABER ¡NO ES TAMPOCO LA RELIGIÓN!

Por lo tanto ¡Qué bueno que se rebelen las mujeres! Sólo falta que no se dejen maltratar o llegar incluso al extremo que las golpeen, eso jamás.

Por lo tanto, el único método para cambiar mentalidades en un sentido por demás positivo ¡Es la educación! Y ojalá y en México se llevara a cabo una auténtica reforma educativa que permitiera al pueblo un auténtico desarrollo integral y no la subyugación que hoy por hoy tenemos como “paradigma” de educación pública, que sólo está creando generaciones subyugadas y parasitarias.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -