Zumby Pixel

¡Seremos como dioses!

"Triste cosa es no tener amigos, pero más triste debe ser no tener enemigos, porque quien enemigos no tenga, es señal de que no tiene...

Publicado Hace 2 horas el 16 de Noviembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

No es por presumir, pero afortunadamente cuento con muchos amigos (créanlo o no), también tengo mis detractores (no todo es miel sobre hojuelas), no estoy exento de esta condición para saber que está uno vivo, como también para saber va dejando uno “huella al andar. Tal como en una ocasión les platiqué de aquella frase: “Triste cosa es no tener amigos, pero más triste debe ser no tener enemigos, porque quien enemigos no tenga, es señal de que no tiene: ni talento que haga sombra, ni valor que le teman, ni honra que le murmuren, ni bienes que le codicien, ni cosa buena que le envidien” (Baltazar Gracián 1601-1658). Y entre estos amigos hay uno quien fuera compañero de generación de mi hermano el mayor, Carlos (QEPD), egresados de la Náutica Mercante, siendo director el ilustre veracruzano, Capitán de Altura, Don Marcelino Tuero Molina.

ASIDO LECTOR DE LA BIBLIA

Este gran amigo, tiene la costumbre de leer la Biblia y de enviarme casi diariamente versículos de tan fundamental libro, que en ocasiones tales menciones me vienen como a la hierba el rocío (apelando a Neruda) y hace como 3 días le hice una pregunta relacionada con las condiciones de vida en que hoy por hoy nos desarrollamos (él ya es todo un consumado y feliz abuelo, o sea, mucha experiencia) tanto los mexicanos como casi prácticamente el mundo entero en este inédito ambiente de incertidumbre en todo sentido, respondiéndome que desafortunadamente en este tiempo está demostrado que aparejado de los avances de la ciencia la maldad va de la mano de ellos. Estoy de acuerdo con él.

LA FRASE ME IMPACTÓ DE SIEMPRE

Entonces, vino a mi memoria esa frase que les he citado ya en muchas ocasiones que me tiene de siempre cautivado, la usada por la serpiente para tentar a Eva: “Y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal” (Gen. 3:5). Originalmente la leí en latín y me dejó patidifuso. Es verdad, todo avance lleva implícito el lado malo.

ACLARO QUE NO SOY NINGÚN CIENTÍFICO NI VOY PARA ALLÁ

Y claro, sin meterme en camisa de once varas ¡Porque ni soy científico y mucho menos voy para allá! Someramente les diré que si observamos, todo avance y todo descubrimiento por parte del género humano casi e invariablemente siempre comienzan por la maldad. Y quien me quiera refutar esta aseveración, ahí está la utilización del manejo por parte del ser humano de la energía atómica, la intención fue para la acción bélica y con ello la matazón realizada en Hiroshima y Nagasaki.

Aquí abundo con la aclaración de que no soy científico pues no me cuestionen sobre los dos elementos a citar: la primera fue a base de URANIO (Hiroshima, “Little boy” –niño pequeño-) y la otra de PLUTONIO (Nagasaki, “Fat man” –hombre gordo-) o sea, la “sana” intención no era en sí para obligar a Japón dar por concluida su participación en la II Guerra Mundial, sino, de probar, en principio la operatividad de cada una de las bombas y de ahí la potencialidad y efectos de éstas ¡Sobre infraestructura y piel humana! Dicho sea de paso, cuando se lleva a cabo la prueba experimental (para saber si habían dado con la cuadratura del círculo, los científicos que integraban el proyecto para la construcción de la bomba atómica nombrado “Manhattan”, no estaban del todo seguros de los resultados, no obstante los cálculos a favor, había el temor, desde que también se pudiera causar la destrucción del Estado de Nuevo México, EUA (el sitio para la prueba fue en el desierto en dicha entidad), la ignición de la atmósfera o la incineración de todo el planeta, pero, como eran más las posibilidades de éxito ¡Se aventaron el trompo a la uña! Así de temerarios los humanos. La prueba en cuestión se llamó “Trinity” y fue la primera ocasión en la Historia Universal en que un artefacto de esta índole era detonado, habiéndose llevado a cabo el 16 de julio de 1945. La de “Little boy” fue el 6 de agosto de 1945 y “Fat man” el 9 del mismo mes y año.

SIEMPRE ESTÁ LA PRESENCIA DE LO SAGRADO (DE CUALQUIER CREDO)

El Director del Proyecto Manhattan, el señor Julius R. Oppenheimer, declaró posteriormente que a la hora de la realización de la prueba Trinity, le vinieron a la mente las palabras de Bhagavad Gita: “Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de mundos”. Como podrán ver, de una u otra forma, amén de que se opta por saber lo bueno y lo malo, también hay referencia a textos sagrados.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -