Zumby Pixel

¡PASEN A VER AL LEÓN!

Publicado 12 noviembre 2017 el 12 de Noviembre de 2017

por

Guillermo Ingram García

Pepito está de cumpleaños y alguien le obsequia un gran león. Al ver el regalo exclama el precoz chamaco: “¿Qué madres voy a hacer con un león?”. Un amiguito que lo escucha le dice: “Si quieres ganar dinero cobra la entrada a ver al león, podrían ser 50 pesos por espectador”. Pepito considera muy buena la idea del amigo y hace un anuncio que decía: “¡Conozcan al gran león traído desde la lejana África, por tan solo 50 pesos!”. ¡Y nada!, nadie toma en cuenta el anuncio. Entonces baja la tarifa 30 pesos y nada, luego a 15 ¡Y nada! Entonces decide que sea gratis la entrada y ¡Lleno total! El chamaco entonces al ver ese lleno total cierra la puerta del zaguán y grita: “¡Inches tacaños, ahora son cien pesos por salida de cada uno de ustedes o suelto al león!”.

MÁS SABE EL DIABLO POR VIEJO

Un oficial le hace la señal a una viejita que va conduciendo un vehículo para que se orille por ir conduciendo a exceso de velocidad y se da el siguiente diálogo: Viejita: “¿Hay algún problema oficial?”. Oficial: “Señora, usted iba a exceso de velocidad”. Viejita: “¡Oh, ya veo!”. Oficial: “Por favor ¿Me permite su licencia de conducir?”. Viejita: “Se la mostraría, pero es que no tengo una”. Oficial: “¿No la tiene?”. Viejita: “No, me la retiraron hace cuatro años por ir conduciendo ebri”. Oficial: “Muy bien ¿Me permite los papeles del vehículo?”. Viejita: “Me temo que no puedo”. Oficial: “¿Por qué no?”. Viejita: “Porque acabo de robarme el automóvil”. Oficial: “¡¿Lo robó?!”. Viejita: “Sí, y maté y mutilé a su dueño”. Oficial: “¿Usted hizo quéééé?”. Viejita: “Y su cuerpo desmembrado está en la cajuela, si es que quiere usted verlas”. El policía mira a la viejita, lentamente se aleja del auto y pide refuerzos por el radio. En cinco minutos están cuatro patrullas más rodeando el automóvil y el capitán del grupo llega también al sitio de la escena y se aproxima lentamente al vehículo de la ancianita, con la mano sobre el revolver para desenfundarlo en cualquier momento de ser necesario. Dándose entonces este diálogo: Capitán: “Señora, ¿puede usted salir del vehículo por favor?”. La ancianita sale lentamente del automóvil, tal y como le permite su edad en lo que pregunta: “¿Hay algún problema oficial?”. Capitán: “Uno de mis subordinados, el que le ordenó detenerse me reporta que usted ha robado este auto y asesinado al dueño y que trae usted sus restos desmembrados en la cajuela”. Viejita: “¿Asesinado al dueño?”. Capitán: “Sí, abra con mucho lentamente la cajuela”. La ancianita procede a realizar lo que le ordena el capitán y está la cajuela totalmente vacía y pregunta el capitán: “¿Es este su auto, señora?”. La venerable anciana le contesta positivamente mostrándole además la tarjeta de circulación del coche. El capitán está asombrado y repregunta: “El oficial en cuestión dice que usted no cuenta con licencia para conducir”. La senecta dama saca de su bolso la licencia y se la entrega al capitán y éste examina la licencia y queda confundido y expone: “Gracias señora, pero el oficial de referencia afirma que usted dijo no tener licencia, que había robado el auto y asesinado al dueño”. La anciana, con cara de disgusto le dice firme al capitán: “¡¡¡Apuesto a que el mentiroso le dijo también que iba a exceso de velocidad!!!”.

Moraleja: Las mujeres, mientras más entradas en edad ¡Mas canijas se tornan!

Nota: Mi caribeño amigo y si no te gustaron los chistes, me los proporcionó tu esposa ¡Así que éntrale!

 

- US -