Zumby Pixel

¡PARA CONCRETO MI COMPADRE! ¡LO DEMÁS ES MERO CUENTO!

De no haber hecho eso Juan XXIII quién sabe por dónde andaría ahora la Iglesia Católica, pues incuestionablemente que no está viviendo sus mejores momentos.
Papa Francisco. / Foto: Web

Publicado 09 noviembre 2017 el 09 de Noviembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

El otro día una muy querida amiga me mostraba un video en donde el Papa Paco de pronto se dedicó a visitar un barrio en Roma y se veía como la gente casi se caía desmayada al ver al Santo Padre, a varias mujeres incluso les ganó la emoción traducida en llanto, pero, claro, esa es una buena acción de relaciones públicas, sobre todo para la institución que dirige el Sumo Pontífice, pero, para esos efectos los Papas deberían tomar el ejemplo de Juan XXIII ¡Ese si que, además de relaciones públicas supo llevar a la Iglesia a un buen puerto seguro ¡Y además!, supo lo que venía a continuación en el futuro y actualizó a una institución milenaria, dogmática, reaccionaria y anacrónica en un ente aceptado por los millones de feligreses en el mundo. De no haber hecho eso Juan XXIII quién sabe por dónde andaría ahora la Iglesia Católica, pues incuestionablemente que no está viviendo sus mejores momentos.

Además el barrio en cuestión se veía muy “nice”, muy “bourgeois”, o sea, el Sumo Pontífice hizo un esfuerzo, pero no el que debía ser.

ESTE SI FUE COMO PAPA UN GARBANZO DE A LIBRA

Juan XXIII en sus casi cinco años en el papado hizo de las suyas, pero eso sí, tratando de cumplir su misión como el vicario de Cristo a ultranza, pues en una ocasión se vistió de un cura común y se escapó del Vaticano y salió a la ciudad como cualquier otro ciudadano, que a punto estuvo de ser ese sitio, ver, sentir y palpar lo que es vivir en la más terrible pobreza, hasta que al fin lo encontraron los del servicio secreto vaticano y se lo llevaron de nuevo a su jaula de oro. Pero el Papa Bueno hizo lo que debía hacer. Además, como siempre se los he dicho, llevó a cabo una enorme transformación dentro de la Iglesia, a la cual se opusieron tirios y troyanos, pero él sabía que la Iglesia tenía que cambiar ¡Y la cambió! Además, no hizo distingos y como también les he contado, dejó de considerar a la URSS como un sitio enemigo y casi, casi el asiento del Anticristo y buscó la amistad del entonces Secretario General del Soviet Supremo, Nikita Jrushchov.

En pocas palabras, Juan XXIII volvió de nuevo la Iglesia a la sencillez y a la familia.

LA PURA BURGUESIA EN LA IGLESIA

De todas formas, en todas las religiones reglamentadas y totalmente sujetas a un “orden” y a una “disciplina”, terminan siempre aburguesadas, obesas y llenas de riquezas. O mejor dicho, sus dirigentes. Y ni se diga plenas de poder y peleando por prevalecer en el mundo del César en lugar de cumplir con la misión espiritual que se supone les fuera encomendada.

EL PODER, LA POLÍTICA Y EL CAPITAL HAN SIDO SIEMPRE EL CREDO DE LAS RELIGIONES

Desde la reglamentación de la misa y la jerarquización de la iglesia llevada a cabo por Constantino El Grande en el Concilio de Nicea en el 325 de la era cristiana y el asesinato de Hypatia de Alejandría a manos de una turba de cristianos en la cuaresma del 415, queda más que consumado que la religión se había ya contaminado por la política y el crimen, amén que con el asesinato de Hypatia queda sellada y constituida a plenitud la misoginia en el cristianismo, que apenas algunas variantes del credo, como la Iglesia Anglicana comenzaron apenas a finales del siglo pasado a aceptar mujeres en el sacerdocio, en todas las demás la mujeres sólo están consideradas para ser parte de la servidumbre de los varones que están en los puestos claves.

TEME A LOS INTERESES CREADOS DENTRO DE LA IGLESIA

Ojalá y entonces el actual Papa tuviese los arrestos suficientes para sacudir el polvo ancestral que cubre a la Iglesia Católica y se decidiera de una vez por todas no sólo dar sermones, sino llevar a la práctica toda una serie de cambios que la Iglesia está requiriendo a gritos para volverla más humana, y separarla de los ancestrales intereses políticos a los que ha servido siempre. Solamente de esta manera la Iglesia volvería a ser aceptada en lo que debería ser su verdadera misión y no en la usura, la política, el boato y la riqueza como hasta hoy se ha mantenido, predicando pero no practicando la filosofía y el credo legado de Jesucristo. Eso haría al Papa Paco un auténtico líder espiritual en todos los órdenes, no sólo andarle haciendo al ensarapado.

http://losbuensodias.blogspot.com
correo;[email protected]

 

US - US -