Zumby Pixel

Más vale tarde que nunca

Tal como dice el título del documento, ahí el monje ponía en total y absoluta duda las fachosas indulgencias de la Iglesia Católica, a través de las cuales se "perdonan" todos los pecados...

Publicado 01 noviembre 2017 el 01 de Noviembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Ayer, por andar pensando en la inmortalidad del cangrejo se me olvidó que debía recordarles que precisamente ayer, se cumplieron 500 años en que el monje agustino, Martín Lutero, de acuerdo con la tradición clavó en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg, el 31 de octubre de 1517 el documento “Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias”, mejor conocido como “Las 95 Tesis”. Tal como dice el título del documento, ahí el monje ponía en total y absoluta duda las fachosas indulgencias de la Iglesia Católica, a través de las cuales se “perdonan” todos los pecados evitándose con tal acción el pase en automático al infierno. Con la venta de tales indulgencias, se demostró la corrupción más espantosa a que llegó la Iglesia Católica al estar en el pináculo del poder tal institución religiosa teniendo de su lado al Emperador Carlos V de Alemania y I de España. Con los tales dineros obtenidos con la más deplorable acción de simonía se construyó la hoy basílica de San Pedro. Sitio de peregrinación para los católicos de todo el mundo, que admito, la edificación es una gran obra de arte en todos los aspectos que se le quiera ver, pero en ese lugar exultante de pompa, boato, exceso y riqueza material, se encuentra todo y de todo ¡Menos Jesucristo!

FRACTURÓ A LA IGLESIA EN FUNDAMENTO MISMO

Fue el papa León X quien le tocó lidiar con este garbanzo de a libra que le resultó Martín Lutero.

Le echó encima a toda la caballería, pero, Lutero siempre se distinguió por su inteligencia y gran memoria y por más “Doctores” en Teología que le mandaron a todos los dejó en ridículo.

El catoliquísimo Carlos V, que para entonces estaba todavía muy joven, tampoco pudo en contra de él como tampoco en contra de los Príncipes alemanes, pues en ese entonces la hoy Alemania era sólo una agrupación de principados, todos independientes y unidos al emperador. Pero, tuvieron los príncipes la debida visión de apoyar a Lutero, con lo cual salvaron no sólo el pellejo de Lutero, sino que lograron dar un gran paso para la unificación alemana.

Pues además, con la creación de la Reforma a partir del movimiento generado por la publicación de “Las 95 tesis” y con el consecuente resultado del llamado protestantismo, amén de la Biblia traducida al alemán por Lutero, Alemania logró un saludable aislamiento de la Iglesia Católica, lo cual le permitió ¡Progresar y crecer en todos los órdenes! Mismo camino tomado por Inglaterra al crear Enrique VIII la Iglesia Anglicana, mandando por un tubo a la Iglesia católica.

NI TANTO QUE QUEME AL SANTO NI TANTO QUE NO LO ALUMBRE

La Iglesia Católica metida en política y ha sido el origen de tanta maldad en el mundo entero.

Y todas la naciones alejadas de la Iglesia Católica ¡Todas han progresado! Ejemplo de ello lo tenemos en España, nación que llegó a detentar el mayor número de colonias en el mundo, que Carlos V dejó para la posteridad la frase: “En mi reino jamás se pone el sol”. Pero, su hijo, Felipe II, que resultó ser todavía más católico que Carlos V, todo lo hizo conforme a sus consejeros católicos y creyendo incluso que Dios estaba de su parte y con eso le partió toda la crisma a España como el Imperio más extenso que la Historia Universal ha registrado. Tan fue así que considerando que si invadía Inglaterra y destronaba a Isabel I de Inglaterra (protestante por cualquier lado que se le mirara), Dios estaría contento, se aventuró a la acción y le fue como en feria, o sea, fue un rey harto ignorante, creyente fanático y errático.

La famosa Armada Invencible enviada por Felipe II a atacar Inglaterra, no fue derrotada por la gran mujer que fuera Isabel I, sino por las fuerzas de la naturaleza en el mar. Incluso, a la persona que caprichosamente puso al cargo de la tal Armada Invencible, el duque de Medina Sidonia, él mismo le dijo al rey no saber nada de mar y mucho menos de batallas, pero Felipe II pensando él tenía a Dios de su lado, no hizo caso y le invistió. Y así fue y así le fue a toda España, que perdieron hasta el modo de andar.

SE SIGUEN COMETIENDO LOS MÁS HORRENDOS CRÍMENES EN EL NOMBRE DE DIOS

Hoy, desafortunadamente vemos como el fanatismo religioso sigue provocando guerras. Por lo que muy bien estaría el que en este D Aniversario de la protesta de Lutero, se hiciera algo de examen de conciencia por parte de los líderes del mundo y miraran que más valdría un buen arreglo a seguir con el pleito, pues a cómo van las cosas, no vamos a terminar nada bien.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -