Zumby Pixel

La educación y el cambio de mentalidad

Publicado 14 noviembre 2017 el 14 de Noviembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

La educación es fundamental para cambiar para bien las estructuras mentales del hombre, para tornarlo libre, que en si es esta la condición perfecta del hombre ¡La libertad! ¿Pero qué demonios se hace con la libertad si no se posee educación?

NO SABÍAN QUE HACER CON SU LIBERTAD

Ahí está el ejemplo registrado en los EUA al final de la Guerra de Secesión o Guerra Civil, cuando se agarran a trancazos los estados del norte (de la Unión) en contra de los Estados del Sur (Confederados), según esto, por la liberación de los esclavos negros que tenían los del sur y al final, cuando termina la guerra con la derrota de la Confederación y los negros quedan en automático libres, como ya no había guerra que pelear se les veía regresar a las plantaciones de algodón a donde habían nacido esclavos y vivido como esclavos ¿Por qué? ¡Por la sencilla razón de que no sabían qué hacer con su libertad! O sea, no habían recibido educación alguna, salvo la enseñanza de vivir sometidos al látigo del bruto y al albedrío de los blancos, ese había sido el condicionamiento de por vida, además eran analfabetas. Pues como les decía el otro día, en el viejo sur americano se penaba con muerte a los esclavos que supieran leer y escribir. Tal medida a fin de que no tomaran conciencia de su condición de explotación a favor de sus explotadores. O sea, para que fueran libres había que educarlos y cambiarles la mecánica mental.

Y MIREN QUE ESTÁ CANIJO CAMBIAR LA MENTALIDAD

Ya también les he platicado, Moisés fue el primer ser humano que registra la historia en enfrenar el cambio de mentalidad de un pueblo, su pueblo, el judío. El buen Moy se tuvo que “perder” cuarenta años en el desierto para que en ese lapso dejar enterrados en tal sitio todos los vicios, abusos, taras y demás bajezas con las que el pueblo hebreo había vivido por más de 400 años bajo el yugo egipcio ¿Cómo fue eso? Los adultos que salieron de Egipto se murieron a lo largo de esos 40 años y sólo los niños salidos de Egipto, aprendieron a ser libres y adoptaron una mentalidad de gente libres, más los que nacieron ya en el desierto y ya no sabían nada de la esclavitud, llegaron a la Tierra Prometida ¡Gente nueva, gente con mentalidad de ser y saberse libres, amén de poseedores de una educación!

ALGUNA VEZ TUVIMOS MUY BUEN LIDERAZGO EN MÉXICO

Eso es lo que se necesita en México una verdadera ¡Revolución educativa!, como esa llevada a cabo por Lázaro Cárdena con la creación del Politécnico Nacional y en consecuencia lógica los tecnológicos; Don Adolfo Ruiz Cortines, Don Adolfo López Mateos y Don Gustavo Díaz Ordaz, presidentes quienes realmente invirtieron en la educación del pueblo de México, podemos mencionar a Miguel Alemán Valdés por la construcción de la Ciudad Universitaria, que hoy por hoy se encuentra hecha una mugre, nido de viciosos y criminales que hasta ahuyentan a los verdaderos estudiantes (¿Será parte del reflejo de los “grandes avances” de la Reforma Educativa y demás otras?).

Los personajes antes mencionados crearon una tremenda infraestructura educativa que dio acceso a la población en general, sobre todo a la clase pobre y media a sitios donde recibieron educación y saber, cuyos egresados ayudaron al desarrollo del país en función al impulso económico también otorgado por esos notables mexicanos.

“DESPUÉS DE MI EL DILUVIO” (UN TOCAYO DE ÉL)

Pero, todo fue llegar Echeverría al poder que a partir de ahí todo se nos trocó en polvo vil y cada seis años los mexicanos hemos asistido a un auténtico remedo de la actuación de una selección mexicana, donde todo el “equipo” juega como nunca y pierden como siempre, salvo que en este caso, los “seleccionados” salen hinchados de dinero y el pueblo es el gran perdedor.

UN PUEBLO SAQUEADO, VILIPENDIADO, SECUESTRADO Y “LEVANTADO”

Tal ha sido la desgracia del pueblo de México desde aquel desastroso y desaseado sexenio de Echeverría, que estamos todos ahora en calidad de “Atrapados sin salida”, pues hoy hemos llegado ya a tal estado de cosas en el país, que no sólo somos saqueados como pueblo, sino además asesinados, desaparecidos, secuestrados y sin esperanza alguna de que nadie ayude, pues el Estado Mexicano se muestra ahora incluso omiso de atender tal estado calamitoso de cosas, en que se encuentra el muy amedrentado pueblo de México.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -