Zumby Pixel

“¡Hay “Norte” en Veracruz!”

Mañana ya me imagino, de los medios sensacionalistas vendrán toda una serie de encabezados de "Se salió el mar", "Monstruoso viento" y cosas por el estilo.

Publicado Hace 21 días el 23 de Noviembre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Lamento mucho no estar en el terruño querido, pero, por circunstancias de invitaciones a una boda del hijo de unos grandes amigos ando fuera, peeeerooo, mi aparato de inteligencia me informa de que hay un muy buen “norte” en Veracruz y a eso se debe el título de esta “calumnia”. Mañana ya me imagino, de los medios sensacionalistas vendrán toda una serie de encabezados de “Se salió el mar”, “Monstruoso viento” y cosas por el estilo. Pero, qué bueno que año con año se presentan estos vientos de muy gratos recuerdos.

EL TÍTULO ES UNA FRASE QUE TAMBIÉN TRAE GRATOS RECUERDOS

En relación al título, viene a colación por dos causas, la primera, que de las tantas anécdotas que se cuentan de “El Tlacuache Garizurieta”, tuxpeño de origen y gran amigo de Don Adolfo Ruiz Cortines, autor de la frase: “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, cuentan que en una ocasión en que voló a Londres, al llegar a la capital del Reino Unido, nada más saliendo del avión y ver la gran cantidad de neblina en el aeropuerto exclamó: “¡Hay “norte” en Veracruz!”. La otra ocasión que me trae a colación tal frase, es de mis tiempos como traductor simultáneo en Laguna Verde, como habíamos varios intérpretes, cada vez que salíamos de alguna junta donde nos había tocado traducir, hacíamos los comentarios del caso y como en ocasiones no siempre los intérpretes estábamos familiarizados con los modismos de las distintas regiones de los EUA de dónde venían los técnicos norteamericanos, cuando contábamos que nos habíamos visto ante la disyuntiva de haber dejado pasar la traducción de tal modismo o de plano cuando alguno de los intérpretes se había atontado mucho, siempre alguien salía con el comentario de: “hace norte en Veracruz”, según esto tal expresión en lugar de lo que no había podido traducir. Lo cual era harto risible.

NO HABÍA PASE AUTOMÁTICO ¡O SE ESTUDIABA O SE REPROBABA!

Pero, qué bueno haya “norte” en Veracruz ¿A poco a ustedes los de -60 para arriba- no les trae gratos recuerdos? Sobre todo porque en aquellos ayeres de nuestra infancia y adolescencia si venía un clima frío con o después del “norte” y se sacaban los suéteres, las chamarras y todavía aún más ¡Los cobertores! Y toda la casa permanecía cerrada para evitar en lo posible la arena que siempre acompaña a estos vientos. Y, ni el mar se “salía” y mucho menos era el apocalipsis hoy anunciado cada vez que viene algún viento más o menos de entre 70 u 80 kilómetros por hora. Incluso, también asocio mucho estos “nortes” con el final de curso en las escuelas, sobre todo en la primaria, pues estando yo en sexto año (1966) se comenzó a atrasar un mes el final de curso a fin de igualarlo con el verano.

Pero en esos tiempos noviembre y diciembre eran los meses de vacaciones de fin de año (no fin de curso, se decía “fin de año”), reanudándose las clases el seis de enero. En tanto, a finales de octubre o primeros días de noviembre se presentaban las exposiciones de trabajos manuales en todos los salones de la escuela, que cada alumno había hecho y de ahí se entregaban las boletas. Saliendo aprobados los que habían pasado los exámenes y ¡REPROBADO!, quienes no lo habían logrado. No había el pase automático que hoy existe y con eso se dice en las estadísticas que los alumnos han mejorado mucho su nivel de estudios.

¡ARRULLADOR EL SILVIDO DEL VIENTO!

¡Ah! ¡Qué rico viento deben de estar ahora ustedes disfrutando! Sobre todo ese entrañable silbido del aire al pasar por las hendiduras de las ventanas ¡Arrullador! Y entre más fuerte en “norte” mejor, pues entonces muy bien que podíamos hacer los niños de aquel entonces el “avioncito”, pues tal y como se los he contado, consistía en ponerse de cara al sentido del aire y echarse hacia adelante y la fuerza del viento no permitía que cayéramos ¡Increíble! Además, por muy duro que estuviera el viento ¡No se suspendían las clases! Ahí íbamos todos caminando contra o a favor del viento, ya bien echados hacia adelante o hacia atrás para que no nos llevara el viento, pero, cumplidamente ¡A la escuela!

¡TODO UN PRELUDIO PARA LAS FIESTAS DECEMBRINAS!

Era todo un preludio de Navidad y preparativos para las “ramas” y las posadas, de ir pensando en sacar los muñecos del “nacimiento” del clóset para armar “el nacimiento”. Era muy buena expectación hacer todo aquello. Hoy en cambio, ya hay casas que están adornadas con motivos navideños desde el primero de noviembre. Se ve la gente tiene prisa también por ser “feliz” y adelantando vísperas navideñas.

Pero ¡Qué padres son los “nortes”! ¡Y qué de buenos recuerdos nos traen! Espero estén ustedes disfrutando el que hoy “azota” en Veracruz.

 

US - US -