Zumby Pixel

Países débiles ante empresas cada vez más fuertes

Las cinco grandes —¬Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon— son las más valoradas en Bolsa en el mundo.

Publicado 07 noviembre 2017 el 07 de Noviembre de 2017

por

Las tecnológicas, monopolios intocables

Dr. Armando Rojano Uscanga

Compañías con la influencia de Google, Facebook o Amazon tienen garantizado por el Estado el monopolio del comercio con una zona geográfica. Los nuevos gigantes empresariales cuentan con valores bursátiles e ingresos que superar el PIB de decenas de países. La concentración de poder es evidente en el sector tecnológico. Las cinco grandes —¬Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon— son las más valoradas en Bolsa en el mundo. Su capitalización oscila entre los 500.000 millones de dólares de Facebook y los 850.000 millones de Apple.

Si Apple fuera un país, tendría un tamaño similar al de la economía turca, holandesa o suiza. Silicon Valley, además, tiene una presencia considerable en los nuevos negocios: Google acapara el 88% de cuota del mercado de publicidad online. Facebook (incluido Instagram, Messenger y WhatsApp) controla más del 70% de las redes sociales en teléfonos móviles. Amazon tiene el 70% de cuota del mercado de los libros electrónicos y en EE UU absorbe un 50% del dinero gastado en comercio electrónico.

La organización no gubernamental Global Justice Now realiza una clasificación en la que compara la cifra de negocio de las principales empresas con los ingresos presupuestarios de los países. Según esta lista, si la cadena norteamericana de grandes almacenes Walmart fuera un Estado, ocuparía el 10º puesto, por detrás de EE UU, China, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido, Italia, Brasil y Canadá. En total, 69 de las 100 principales entidades económicas son empresas. Las 25 corporaciones que más facturan superan el PIB de numerosos países. Resultaría ingenuo creer que el sector privado no influye en las decisiones políticas, en la gestación de las leyes y en el día a día de los ciudadanos.

El nuevo poder es más intangible. Las empresas tienen hoy menos activos fijos y menos empleados, reflejo de una nueva manera de producir más orientada a los servicios y al conocimiento. Hoy los datos son un activo esencial. Millones de ciudadanos se informan, se relacionan con sus amigos y compran en Internet. Van dejando a su paso un reguero de información que se ha convertido en el “petróleo de la era digital”. Esta información personal permite elaborar perfiles de los usuarios gracias a los algoritmos, que son capaces de aprender en minutos patrones de comportamiento que a un ser humano le llevaría años discernir. Una de las grandes estrategias de las compañías tecnológicas es el efecto red: cuantos más usuarios, mejor.

 

- US -