Zumby Pixel

Llegó el tiempo

Más técnico que político y más negociador que populista, se perfila como el candidato del PRI para la Presidencia de la República.

Publicado Hace 11 días el 28 de Noviembre de 2017

por

Por Julio Fentanes

Como siempre decimos, no hay fecha que no se llegue, ni deuda que no se pague.

Y en Los Pinos ya llegó.

Pues tal y como estaba planeado, ya se fue el que era titular de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, cinco veces secretario de Estado en los sexenios panista de Calderón y el actual priista de Peña Nieto. Más técnico que político y más negociador que populista, se perfila como el candidato del PRI para la Presidencia de la República.

Era urgente que ya se ventilara públicamente lo que se decía tras bambalinas desde hace muchos meses, porque se corría el riesgo de sobrecalentar el ambiente público, con el consecuente daño a las finanzas y la economía.

Y tan urgente era que más tardó en presentar la renuncia, que acudir con la CNOP y la CTM para buscar ser arropado y ¡lo arroparon!

Académicamente el hombre tiene buen perfil, es economista por el ITAM, y abogado por la UNAM; posteriormente se doctoró en Economía en Yale.

Su trayectoria por las secretarías más importantes como Energía, Hacienda, Sedesol y Relaciones Exteriores pareciera que era un camino preconcebido para que llegara preparado a la carrera presidencial, me recuerda a Luis Donaldo Colosio, en otra época, pero un político ese si priista de corazón, al que prepararon también colocándolo en diversas carteras del gobierno, además de cargos públicos incluyendo la dirigencia de su partido. Tristemente tuvo un desgraciado final, sino, tal vez otro sería nuestro México hoy.

Aunque no se le conoce como populista, el exsecretario de Hacienda ya tuvo su primer encuentro donde mostró que también puede tener una cara populista aunque el no lo sea.

La visita a la CTM y la CNOP desde luego que requieren de alta dosis de populismo que aunque muchos intentan revivir, lo que se necesita para gobernar es conocer los problemas que se tienen que resolver y el territorio que se tiene que administrar, lo que es real es que con aplausos y gritos no se gobierna.

Meade no es la única ficha que se mueve en este cierre de año.

También se va el último día de noviembre, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens a la dirección del Banco Internacional de Pagos, lo que para muchos es el banco de bancos en el mundo, una muy alta distinción para el mexicano. El Banco de México no es un puesto político ni de cuates o compadres, incluso se llegó a especular que Meade iría a Banxico, pero no fue así, porque para el sistema político mexicano le resultaba más útil como candidato y eventualmente futuro Presidente que le de continuidad a la política de reformas estructurales.

Y con los movimientos desde luego que se alebrestó el gabinete, porque el que era director de PEMEX, José Antonio González Anaya lo manda su amigo el Presidente a cerrar el último año en Hacienda y Crédito Público en lugar de Meade, en donde puede hacer buen papel si tomamos en cuenta, que al menos en los números, limpió al IMSS y luego a PEMEX.

En su lugar en la empresa productiva del Estado, llega Carlos Treviño Medina, otro tecnócrata que era el director Corporativo de Administración y Finanzas de PEMEX, además de haber sido Oficial Mayor en las Secretarías de Energía y Economía, y desde luego, viene desde el IMSS con González Anaya.

Si de administradores se trata, estos hombres lo son y han sido una de las nuevas formas con las que se han movido algunas de las reformas estructurales del Presidente Peña Nieto.

El ambiente político electoral ya está muy candente y como en los últimos años vivimos sucesiones presidenciales adelantadas.

La lucha por la Presidencia no se vislumbra fácil para nadie.

Hay mucho en juego, más bien, todo está en juego y las visiones de gobierno que puede tener Meade o El Peje, son diametralmente distintas, eso sin contar que entre en la contienda Miguel Mancera que ya advirtió que con Frente o sin Frente, podría ser abanderado del Movimiento Ciudadano y una parte del PRD, si es que Anaya del PAN se enterca en que a toda costa sea el candidato panista.

Veremos como se desarrollan los siguientes días, lo que es un hecho es que esto ya no lo para nadie.

Los personajes que vayan de acompañamiento de los candidatos van a jugar un papel importante en el triunfo o la derrota, hoy ninguno de los aspirantes tiene el peso suficiente para lograr que la gente vote por ellos, ni El Peje que piensa que es el salvador de México, todos necesitan un buen equipo y personajes de reconocida trayectoria y resultados para que la gente confíe y vote.

Ojalá lo entiendan y ganemos los mexicanos.

Julio Fentanes

US - US -