Javier Lendeche/El Dictamen

El Fipronil es un insecticida creado a finales de los años 80 cuyo uso común es la fumigación, aunque también puede utilizarse para control de pulgas y garrapatas. Este insecticida está prohibido en varias partes del mundo por ser “moderadamente tóxico” y uno de los principales causantes de la reducción de especímenes en las poblaciones de abejas.

Quizá te interese: El planeta sufrió una muerte masiva de pingüinos

El Fipronil en México

Estados Unidos prohibió su uso como plaguicida agrícola desde el 30 de septiembre de este año, México es un caso aparte: Aunque su uso está prohibido en animales destinados a la industria alimentaria, es común encontrarlo como componente tanto en plaguicidas como en insecticidas, artículos de uso doméstico como antiparasitarios.

Intoxicación de abejas       

El uso del Fipronil se emplea para proteger los cultivos contra las plagas. Se aplica directamente a las semillas antes de la siembra, sin embargo, incluso así provocaba la intoxicación de las abejas que polinizaban los campos tratados con esta peligrosa sustancia tóxica, así como los campos vecinos. Recordemos que las abejas son uno de los principales polinizadores, sin ellos la producción agrícola global podría decaer de manera alarmante.

Ahora que sabes el daño que causa este insecticida toma acciones para evitar su uso, recuerda que nuestra sociedad depende de polinizadores como las abejas para sostener nuestra producción de alimento. Sé bueno con ellas, evita dañarlas.

El Fipronil es un insecticida creado a finales de los años 80 cuyo uso común es la fumigación, aunque también puede utilizarse para control de pulgas y garrapatas. Este insecticida está prohibido en varias partes del mundo por ser “moderadamente tóxico” y uno de los principales causantes de la reducción de especímenes en las poblaciones de abejas.

Quizá te interese: Aprobación de proyecto de ley que prohíbe el asbesto

El Fipronil en México

Estados Unidos prohibió su uso como plaguicida agrícola desde el 30 de septiembre de este año, México es un caso aparte: Aunque su uso está prohibido en animales destinados a la industria alimentaria, es común encontrarlo como componente tanto en plaguicidas como en insecticidas, artículos de uso doméstico como antiparasitarios.

Intoxicación de abejas    

El uso del Fipronil se emplea para proteger los cultivos contra las plagas. Se aplica directamente a las semillas antes de la siembra, sin embargo, incluso así provocaba la intoxicación de las abejas que polinizaban los campos tratados con esta peligrosa sustancia tóxica, así como los campos vecinos. Recordemos que las abejas son uno de los principales polinizadores, sin ellos la producción agrícola global podría decaer de manera alarmante.

Ahora que sabes el daño que causa este insecticida toma acciones para evitar su uso, recuerda que nuestra sociedad depende de polinizadores como las abejas para sostener nuestra producción de alimento. Sé bueno con ellas, evita dañarlas.

Quizá te interese: Los finalistas del concurso de foto ‘Comedia Animal Salvaje 2017’