Zumby Pixel

Explora realidad virtual que simula los ecosistemas marinos de México

Mediante el motor gráfico Unreal Engine -comúnmente utilizado en el desarrollo de videojuegos-, se recrea el fondo marino basándose en imágenes de batimetría para así lograr un mayor realismo, contó a Efe Florian Hurby, cartógrafo de la Universidad de Viena.

Publicado 09 noviembre 2017 el 09 de Noviembre de 2017

por

Los últimos avances pueden consultarse en la página electrónica de la Conabio.

EL DICTAMEN

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) está desarrollando una aplicación de realidad virtual que simula los ecosistemas marinos de México, en los que el usuario puede bucear libremente para aprender sobre las especies y la importancia de los océanos.

Mediante el motor gráfico Unreal Engine -comúnmente utilizado en el desarrollo de videojuegos-, se recrea el fondo marino basándose en imágenes de batimetría para así lograr un mayor realismo, contó a Efe Florian Hurby, cartógrafo de la Universidad de Viena.

Estas aplicaciones nos sirven para hacer los datos tangibles. Son ecosistemas que mucha gente no conoce personalmente y así pueden tener una idea mejor, ya que tienen oportunidad de interactuar”, expresó el especialista en geovisualización.

Como material didáctico es genial, ya que te permite conocer un ambiente bastante fiel con base a los estudios que se han hecho“, agregó.

Los jóvenes, próximos tomadores de decisiones frente al cambio climático

A la hora de proceder, el usuario debe ponerse el visor “Oculus” que, mediante un sensor, le permite adentrarse virtualmente por el Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, observando el espacio a su antojo con apenas un sensible movimiento de mirada.

Lo que estamos haciendo para recrearlo es utilizar la información del mapa de distribución vectórica para recrear distintos lugares“, explicó a Efe el biólogo y especialista en realidad virtual Genhis de la Borbolla.

Con la ayuda de un mando de videoconsola, el usuario campa a sus anchas por el fondo marino mientras un mapa con indicadores de colores (verde para los pastos, amarillo para sedimentos, y morado para los arrecifes) le guían por la biodiversidad.
Por el momento, trece corales, cinco peces y una tortuga han sido modeladas en 3D, pero se están desarrollando 60 especies más que podrán encontrarse en este espacio ilusorio.

Primero se diseña el esqueleto del espécimen en cuestión como si se tratase de un alambrado, para después dotar de movimiento sus articulaciones mediante técnicas avanzadas de animación 3D.

Un año de prisión para ciudadano que pretendía vender un perico en Ecuador

Cuando te acercas a un ser vivo, ya sea una barracuda o una tortuga cagüama (Caretta caretta), un logo ilustrado de la Conabio desprende información, tanto en texto como en audio, de la especie en cuestión.

Cuál es su situación en la actualidad, a qué región pertenece o qué acciones se están llevando a cabo para su conservación son algunos de los datos que brinda la aplicación sobre los distintos seres vivos, que son identificados con su nombre técnico para evitar confusiones con las diferentes denominaciones en cada región.

Esto la convierte en una herramienta perfecta par “ver un poco hacia el futuro, ver cómo va a ser, si sube un poco la temperatura del mar o hay una situación de blanqueamiento de coral”, señaló Hurby.

Y no solamente puedes poner esos escenarios en mapas, en textos o en cifras, sino meter a la gente en el arrecife para que vea cómo puede ser si eso ocurre“, aseguró.

El subcoordinador de monitoreo marino y director general de geomática de la Conabio, Sergio Cardeira, dijo a Efe que hay un desconocimiento generalizado del mar.

“Sabemos más de la luna que del fondo marino”, afirmó compungido, ya que “el océano fue la fuente de origen de lo que hoy es el planeta y su biodiversidad” y esto parece no tenerse en cuenta.

Suspenden programa de rescate por muerte de vaquita marina

La aplicación es una alternativa lúdica para aprender que “lo que tenemos se está degradando, se está perdiendo”, comentó.

Incluye también versiones del océano de hace varios años en las que una versión menos deteriorada sirve de comparativa para evaluar la moralidad de las acciones llevadas a cabo por el ser humano.


Las transformaciones que está experimentando el fondo marino, según Cardeira, pueden interpretarse como “una evolución natural del planeta” o algo relativo a las acciones humanas, de las que son responsables tanto los que crean infraestructuras que dañan el planeta como los que las usan.

Entre estas acciones está edificar “en zonas donde por definición no se puede construir”, como es el caso de las dunas, cuya desaparición deteriora la zona costera y afecta a las especies de la región como tortugas, corales, pastos o manglares.

La aplicación lleva desarrollándose desde febrero de 2016 y todavía no está concretada su fecha de salida, pese a que se sacará una versión reducida en opciones para teléfonos celulares.

Por ahora, el océano parece poner límites al ser humano a la hora de conocer su totalidad, pero la tecnología puede romper estas barreras en pos de una concienciación tan lúdica como necesaria.

- US -