Zumby Pixel

“Veinte pétalos”

Ya lo dijo alguna vez el genial Bardo Nobel de Literatura, Octavio Paz, “Cualquier pretexto es bueno para interrumpir la marcha del tiempo” y estas Fiestas populares, resultan el desagüe idóneo para tal efecto.

Publicado 01 noviembre 2017 el 01 de Noviembre de 2017

por

Por: Mtro. Luis Fernando Ruz Barros

 

“—Como una pintura nos iremos borrando. Como una flor hemos de secarnos sobre la tierra, cual ropaje de plumas de quetzal, del zacuán, del azulejo, iremos pereciendo”

― Nezahualcóyotl

No te duermas sin dejarle sus veinte pétalos. Quizá no haya mayor anhelo para una persona que el volver a mirar, hablar y abrazar nuevamente aunque sea por tan solo unos segundos a un ser amado que ya no está. Ya lo dijo alguna vez el genial Bardo Nobel de Literatura, Octavio Paz, “Cualquier pretexto es bueno para interrumpir la marcha del tiempo” y estas Fiestas populares, resultan el desagüe idóneo para tal efecto.

La razón es sencilla, en ese instante, en ese presente, el pasado y el futuro al fin se reconcilian. El sincretismo con el que estas fiestas populares tradicionales están arraigadas le dio calidad de patrimonio intangible de la humanidad declarado por la UNESCO.

En ocasión de estas fechas también se han apuntado notables aciertos como el de la casa productora Disney con el lanzamiento de “COCO” un manifiesto de amor a México en una cinta animada que desde ya es favorita por los sitios más especializados de crítica cinematográfica como Rotten Tomatoes y Metacritic que han alabado la pulcritud de su guión y el espectacular manejo del colorido de una cultura ancestral. Mucho se ha cuestionado el desplazamiento que fiestas anglicanas han realizado con sus invasiones zoombies o sus clásicos personajes estridentes y poco cercanos en perjuicio de nuestra identidad.

La verdadera conquista es la que se realiza a través de la transculturización de los pueblos, no permitamos que eso suceda, nuestra obligación como procuradores de la cultura y sus tradiciones es y debe ser explicar que el Cempasúchil no solo tiene un intenso color naranja, un olor peculiar o veinte pétalos por su efecto visual, sino que también es el camino para volver a sentir cerca a los que ya se han ido.

- US -