Zumby Pixel

Algo que debes saber de los quistes en los senos

Si eres mujer, es posible que algún día tengas pechos fibroquísticos, pues se estima que 50% de la población femenina los experimentarán en algún momento de sus vidas.

Publicado 19 octubre 2017 el 19 de Octubre de 2017

por

Encontrar una bolita en tus senos puede ser objeto de estrés y hasta paranoia. Con eso de que una de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama, es importante que estés bien informada y te cheques mínimo cada mes.

Agencias/El Dictamen

Pero también debes saber que no todas las bolitas en el seno significan cáncer. De hecho, si tienes una podría ser el resultado de tener pechos fibroquísticos o quistes.

Es un término utilizado para describir el tejido mamario normal nodular o abultado a la palpación de la mama. Cuando se examina con un microscopio, el tejido tiene sacos llenos de líquido, quistes y tejido fibroso prominente.

Si eres mujer, es posible que algún día tengas pechos fibroquísticos, pues se estima que 50% de la población femenina los experimentarán en algún momento de sus vidas.

Quizá te interese: Los ingredientes de las papas fritas

No te hacen más susceptible al cáncer de mama
Estos quistes son benignos y no aumentan tus probabilidades de desarrollar cáncer. Sin embargo, las mujeres con pechos fibroquísticos a veces tienen pechos más densos, y las mujeres con pechos de alta densidad tienen 5 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama. De ahí la importancia de aprender a distinguir bolitas benignas y masas malignas a través de un ultrasonido o mastografía.

Puedes identificarlas con un chequeo mamario
Checarte regularmente te ayudará a identificar problemas potenciales como quistes o tumores. Y aunque un chequeo mensual no es lo más recomendado, sí deberías estar consciente del problema. Examínate de vez en cuando, y si notas algún cambio en el espejo, consúltalo con tu ginecólogo. El momento ideal para checarse es una semana después del primer día de tu periodo.
Si algo está mal, tranquilízate y notifica a tu doctor. Independientemente de la presencia de quistes o cáncer, es importante hacerse chequeos regulares, así como mastografías a partir de los 40 años. Y si tienes un riesgo genético, ¡desde antes!

Podrían causar uno que otro síntoma (o ninguno)
La mayoría de las mujeres con pechos fibroquísticos no experimentan ningún síntoma. A veces, la condición no es tan notoria, que muchas mujeres ni siquiera saben que tienen quistes hasta que se hacen unos rayos X.
Para otras mujeres, el escenario es diferente. Hay chicas que experimentan sensibilidad en los senos y dolor. Dependiendo del tamaño de los quistes, podrían notarse más (o menos) durante el ciclo menstrual.
También es normal que las mujeres experimenten flujo en los pezones, ya sea de color café o verde. Sin embargo, éste síntoma también podría ser señal de algo grave, así que deberías prestar mucha atención.

Quizá te interese: Mexicanos crean prueba rápida de VIH

Normalmente no requieren tratamiento
Si tienes quistes en los senos y no te han provocado mayor molestias, déjalos ser. Pero si crecen mucho y empiezan a provocar dolor, tienen que ser drenados quirúrgicamente.
La sensibilidad y dolor pueden manejarse de diferentes formas. Se recomienda un bra con soporte firme, especialmente al hacer ejercicio. También compresas calientes y antiinflamatorios como ibuprofeno. Hay personas que reportan alivio al limitar el consumo de cafeína. Pero lo ideal es que no te automediques y lo consultes con tu médico de cabecera.

Tu doctor es el único que puede hacer un diagnóstico
A menos de que tengas visión de rayos X, te será imposible diferenciar entre un quiste benigno y un tumor maligno debajo de tu piel. La única forma de obtener respuestas es a través de una consulta médica y un estudio como: mastografía o ultrasonido.

Podría ser culpa de tu periodo
Seguimos sin saber exactamente porque aparecen los quistes, pero se cree que el culpable es la menstruación. Factores internos como fluctuaciones hormonales y el ciclo menstrual, causan cambios en el tejido mamario. Estos cambios pueden causar una fibrosis o endurecimiento del tejido mamario.
Cada ciclo con cambios en los niveles hormonales, estimula el tejido para prepararse para un embarazo. Las glándulas aumentan en tamaño y número, pero cuando no se da el embarazo, las células extra sufren una muerte celular natural y una respuesta inflamatoria. Esta inflamación puede causar dolor, sensibilidad y el desarrollo de tejido fibroso, así como quistes de líquido.
Gracias a que estos quistes se forman de manera natural (aunque no está confirmado) como resultado de tu ciclo menstrual, no hay mucho que podamos hacer para evitarlos.

Quizá te interese: Tips contra el dolor e hinchazón de tus pies

- US -