Zumby Pixel

Van a gobernar un estado laico

A mí me sorprendió grandemente cómo hablaba la mujer y sin repetir una sola palabra o interrumpir la técnica letanía para tomar nuevos bríos en lo que AMLO con mansedumbre apostólica recibía las vibras de la bendición.

Publicado 13 octubre 2017 el 13 de Octubre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Me enviaron un video en donde se ve a López Obrador recibiendo una bendición cristiana por una joven mujer que se ve ha de haber nacido entre fanáticos y le enseñaron desde la cuna a rezar y predicar, pues de manera ininterrumpida y como por cinco minutos estuvo dándole vibras cristianas a AMLO sin quitarle la mano derecha de la cabeza. A mí me sorprendió grandemente cómo hablaba la mujer y sin repetir una sola palabra o interrumpir la técnica letanía para tomar nuevos bríos en lo que AMLO con mansedumbre apostólica recibía las vibras de la bendición.

Es realmente sorprendente ver de lo que son capaces los señores candidatos para acceder al voto popular y tratar de captar la atención ciudadana. Recuerdo mucho aquella foto que se le toma a Hitler cuando está dando el saludo de mano al anciano Presidente alemán Paul von Hindenburg con una reverencia, vestido Hitler de frac y sombrero de copa, al haber sido nombrado Canciller. Todo, con tal de acceder al poder y una vez recibido el nombramiento ¡Cuánto cambió todo!

HASTA PARECEN PAYASOS

Es realmente una lástima ver cómo los candidatos se convierten en prácticamente unos payasos, aceptando vestirse de todo lo que sea con tal de mantener la publicidad. Hasta parecen artistas en total decadencia, capaces de aceptar todo y acceder a todo con tal de no perder glorias ya transcurridas.

NO TIENEN POR QUÉ PERDER SU PERSONALIDAD

Un candidato no tiene por qué vestir de huichol, de yaqui, de charro y toda esa extensa gama de parafernalias, que en su vida la habían vestido y de pronto se tornan multifacéticos.

Y lo que es peor, distorsiona la personalidad o concepto que el electorado pudiera tener de ellos. Ya mero se dan un quien vive con la Compañera María Esther, la esposa de Luis Echeverría, que salía hasta vestida de mesera de Sanborns. Que dicho sea de paso, vestir tal uniforme, así como los vestidos típicos de las distintas regiones del país, no es pecado en lo absoluto, pero, si alguien en su vida ha vestido así, no tiene por qué hacerlo y como les digo, distorsionar una imagen, una personalidad. No es necesario hacer o caer en el ridículo para llamar la atención y mucho menos un candidato.

CUANDO LLEGUE A CATEMACO CAPAZ SE VISTE DE BRUJO MAYOR

Y en el caso muy especial de AMLO, se supone él viene de un partido de izquierda, entidad política que está absolutamente separada del credo religioso y ¡Ahora resulta que nos sale hasta santero! Además, de que está aspirando a ser Presidente de la República y por lo tanto de un Estado laico, en donde de ganar estará gobernando para todos los ciudadanos del país, quienes están distribuidos en todos los credos existentes y practicados en todo el globo terráqueo. Pero, en el especial caso de México, su tradición política siempre ha sido el laicismo y que ahora nos salga AMLO con rezadas, bendiciones y demás chorchas ¡Como que no! Puede y debe ir en acción de proselitismo al mismo Catemaco y no por ello se vaya a vestir de Brujo Mayor o se deje dar una limpia. Eso no cabe en un candidato y mucho menos ahora que los mexicanos estamos esperando a alguien con equidad, equilibrio y cultura para representarnos. Y no al clásico camaleón, que va cambiando de colores según lo exija la circunstancia.

¡AY DE MÉXICO CON ESTOS CANDIDATOS! (NO SE HACE UNO SOLO CON TODOS LOS QUE SE PERFILAN)

Pues tal hacer y tal actuar será un indicativo que su decir, hacer y actuar, de llegar a acceder al Ejecutivo Federal serán una serie de acciones tan cambiantes que darían ahora si al más absoluto fracaso del país como república, amén de que terminaría en pulverizar los escombros en que han dejado al país los últimos sexenios. Y eso no es lo que queremos los mexicanos, queremos a alguien quien escuche y sepa llevar al país por caminos seguros y no de todo lo que hemos tenido de Echeverría al presente, puros bandazos, latrocinios, prevaricaciones, impunidad, violencia y una absoluta ausencia de Estado de Derecho. De eso ya no queremos más los mexicanos.

SERÍA LA PUNTILLA

Por lo tanto, no sólo AMLO, sino prácticamente toda la clase política mexicana debe de cambiar de derrotero o el derrotero se va a acabar y llegado ese momento sobrevendrá un “sálvese el que pueda”, en donde se volvería a cumplir por segunda vez la profecía de Quetzalcóatl, aquella que dijo sucedería cuando él volviera: “Cuando regrese (y no lo que se llevó precisamente), los señores serán siervos, los siervos serán esclavos y los esclavos serán nada”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -