Zumby Pixel

¿QUÉ TRAMAN O QUE ESTARÁN COCINANDO?

Sólo ha faltado digan es el águila, la serpiente y el nopal juntos. Según esto se cumplen cien años del natalicio del "Enmascarado de Plata". Mi más profundo respeto para los admiradores de este luchador.

Publicado 06 octubre 2017 el 06 de Octubre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Dos “intelectuales” del altiplano, específicamente de la Ciudad de México (uno anteayer y la número dos ayer), han declarado que el luchador “El Santo”, el enmascarado de plata, es todo un “ícono” de nuestro país, parte de nuestra “cultura nacional”. Sólo ha faltado digan es el águila, la serpiente y el nopal juntos. Según esto se cumplen cien años del natalicio del “Enmascarado de Plata”. Mi más profundo respeto para los admiradores de este luchador.

LOS CHILANGOS CENTRALISTAS ¡OLVIDAN QUE LA C. DE MÉXICO NO ES LA NACIÓN!

Es tan popular “El Santo”, que apenas ayer a través de los rayos de sabiduría lanzados en un panegírico que me llega a través de un diario capitalino (en la provincia mexicana ni quien haya escrito nada sobre “la enorme figura” del luchador en cuestión, pero, como para los chilangos y el sistema centralista de gobierno, fuera del otrora Distrito Federal, México no existe como nación, la provincia mexicana es solamente lo que Hispanoamérica es para los EUA o en su momento las colonias de ultramar para España: un sitio de donde sacar todo lo que se consume en un país llamado Ciudad de México) me entero que al Santo original le siguió en actividad y nombre uno de sus primogénitos y si hay que dar credibilidad a lo que escribiera ayer Lupita Loaeza, hoy sigue un integrante de la tercera generación de El Santo.

Pues… ¡Qué bueno! ¿Verdad?, pero de esto a que sea un “ícono nacional”, como dista mucha distancia y además ¡Sideral!

VAMOS A VER, DIJO UN INVIDENTE ¡Y NUNCA VIO!

Pero, vamos a ver en qué termina toda esta “tendencia” abierta desde antier por los “intelectuales” del centro del país con lo de “El Santo”. Renglones arriba digo que mis respetos para los admiradores de este luchador, como también hacia la libertad de expresión de los periodistas connotados que escriben sobre el personaje de la lucha libre, pero, que no incluyan a mucha de la población de México de la provincia mexicana, que para nada compartimos los criterios de los señores escribidores de allá de la capirucha del país. Pues que yo sepa, al menos aquí en Veracruz no se siguen practicando las luchas libres como antaño, decreció la afición, los niños ahora están entretenidos en otros menesteres, como las opciones que les brindan los artilugios electrónicos. Pero incluso, cuando yo era un infante ¡Jamás admiré a “El Santo”!, como tampoco la chiquillada con la que me juntaba, escuchaba comentarios aislados, pero de eso a que fuera un “ídolo”, reitero, como de aquí a China. Fue raro el niño que usara una máscara de ese luchador y de ningún otro.

ES CULPA DEL CENTRALISMO ANCESTRAL

Insisto, algo traman los gurús de las “letras” del centro del país, de esa hacinada ciudad otrora bella ¡Hasta los sesentas!, de ahí para acá se llenó de todo ¡Hasta de una atmósfera irrespirable!

¡JUAR, JUAR, JUAR! NEGANDO LO COMPARÓ CON LA VIRGEN

¿Qué tramarán con el ensalzamiento del tal luchador por lo del centenario de su natalicio o será que no tenían tema para escribir y agarraron lo primero que se les ocurrió? Veamos si sigue la “santo manía” por parte de los ex defeños “intelectuales”. Que dicho sea de paso, Lupita Loaeza ahí de soslayo, negándolo, comparó a “El Santo” con la Virgen de Guadalupe o Pedro Infante. Sutil y retóricamente hizo la comparación.

Cuando que con la Virgen de Guadalupe nos identificamos hasta los incrédulos e iconoclastas como quien esto escribe. Pues yo ya les he explicado a ustedes que no creo en ella como la encarnación de un ser divino ¡En lo absoluto!, pero si reconozco que es un símbolo patrio y como tal con ella si me identifico. Pero reitero, la hábil Lupita ahí dejó la víbora chillando con la comparación. Pues que yo sepa, en todos los hogares mexicanos hay una “virgencita”, ya bien en su carácter de divinidad o parte de nuestra mexicanidad. Y a todas las casas a donde voy ¡Nunca he visto una máscara de “El Santo”!

¡A MILLONES DE MEXICANOS NO NOS INCLUYAN!

Y como yo soy mexicano y me gusta mucho serlo por todo el encanto y sabiduría que entraña tal hecho en virtud a las ricas mezclas de las grandes culturas, autóctonas y extranjeras, cuya amalgama dio como resultado nuestra admirada nación, por favor no me incluyan, como tampoco lo hagan con los millones de mexicanos para quienes “El Santo” fue un simple luchador y ahora al parecer lo es un hijo suyo y por ahí dicen va el nieto, por lo cual merecen reconocimiento de la afición a tal deporte, pero de eso a que sea un ícono de nuestra mexicanidad ¡Por favor!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -