Zumby Pixel

La ternura de un marido

Llama el señor a su casa, he aquí la conversación: "Hola mi reina ¿Cómo estás mi amor, bien?". Ella: "Sí, muy bien". Él: "¿Los niños bien?". Ella: "No te preocupes mi amor, están de lo mejor".

Publicado 08 octubre 2017 el 08 de Octubre de 2017

por

Llama el señor a su casa, he aquí la conversación: “Hola mi reina ¿Cómo estás mi amor, bien?”. Ella: “Sí, muy bien”. Él: “¿Los niños bien?”. Ella: “No te preocupes mi amor, están de lo mejor”. Él: “Perfecto ¿Ya almorzaron?”. Ella: “Si amor almorzaron muy bien”. Él: ¿Sí? ¡Qué bueno! Dime, preciosa ¿Qué estás cocinando para la cena?”. Ella: “Lomo a la pimienta”. Él: “¡Mi platillo favorito! Te adoro divina ¡Tú siempre complaciéndome! Y dime ¿Todo tranquilo en casa?”. Ella: “Todo bien te espero con la cena caliente y luego el postre que tanto te gusta”. Él: “No me digas esas cosas, que me dan ganas de volar hacia allá ahora mismo. ¡Me prometes que esta noche te pones esa tanguita de hilo dental que me explota la cabeza y me vuelve loco!”. Ella: “Como tú mandes dulzura, sabe que siempre me gusta complacerte”. Él: “¿Sí? Gracias cosita rica, por eso te quiero tanto bueno amorcito ahora pásame a mi esposa un momento ¿Sí?”. Ella: “¡¡¡PATRONAAAAA!!! ¡¡¡Le llama el profe!!!”.

UN PENSAMIENTO

Vivimos en un mundo donde la gente casada, lleva a los niños a las guarderías, a sus padres a un asilo de ancianos y luego se compran un perro para que les haga compañía.

UN DÍA EN EL HIPÓDROMO

Un tipo llega a las carreras de caballos con una belleza de mujer, un cuerpo escultural, una cara preciosa, en pocas palabras ¡Una diosa! Toman sus lugares en el bar desde donde se domina la pista y se puede apostar. En eso llega el mesero y le pregunta al caballero: “¿Qué desea de tomar el señor?”. Y él dice: “A mí me trae un Buchanan 18, que no falte el hielo, el agua mineral y sus respectivos Boost ¡Por favor!”. El mesero exclama: “¡¡¡Excelente decisión!!!”. Y a continuación agrega: “Y ¿A su esposa que le mando?”. Y el tipo con gesto agrio responde: “A ella mándele un Whatsapp y dígale ¡¡¡que vaya mucho a la tiznada, qué me la estoy pasando de poca!!!”.

UN CUENTO DE HADAS

El príncipe le dice a la princesa: “¿Te quieres casar conmigo?”. Y ella le responde con un rotundo: “¡¡¡NOOOOO!!!”. Y el príncipe vivió feliz por siempre, iba a pescar, a cazar y salía todos los días con sus amigos, tomaba cerveza y fumaba, tomaba whisky, se emborrachaba hasta caerse de pedo todas las veces que le daba la gana. Jugaba fútbol y dominó, comía caviar y mariscos porque le alcanzaba el dinero para todo. Dejaba la ropa tirada en la silla del comedor y tenía sexos todos los días con las vecinas, amigas y prostis, usaba Facebook, hablaba y chateaba con quien le daba la regalada gana, orinaba salpicando todo y con la puerta del baño abierta. Cantaba y eructaba y se rascaba la entrepierna cuando así le placía. Veía fútbol y se levantaba tarde el fin de semana nunca nadie le decía o reclamaba nada ¡Y vivió feliz por siempre!
Qué historia tan bella ¡Se me salieron las lágrimas!

US - US -