Zumby Pixel

Buenos Días

La tierra es un pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre, derramada por todos esos generales y emperadores para que en gloria y triunfo pudieran convertirse en los amos momentáneos de una fracción de un punto.

Publicado 04 octubre 2017 el 04 de Octubre de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Muy oportunamente con los tiempos presentes de locura en todo los sentidos por los que está atravesando la especie humana, me volvieron a enviar el video donde se escucha la voz de Carlos Sagan, quien fuera un astrónomo, astrofísico, cosmólogo, escritor y divulgador científico de los EUA. El video trae como fondo un punto azul, el cual se explica en lo escrito a continuación y para el final aparece la famosa toma de nuestro planeta azul, tomada por una de las naves espaciales del programa Apolo, del que llevara al hombre a la Luna. El texto dice: “En 1990, cuando la sonda Voyager 1 se disponía a salir del sistema solar, Carl Sagan propuso a la NASA hacer girar la nave por última vez y tomar la foto más distante de nuestro planeta a 6000 millones de kilómetros. Carl Sagan la bautizó como “El Pálido Punto Azul” y dejó estas palabras para la historia: “Desde este punto tan distante, la Tierra puede carecer de un interés especial, pero para nosotros es diferente. Consideremos ese punto… eso es aquí, eso es nuestro hogar, eso somos nosotros. En él se encuentra todo aquel que quieres, todo aquel que conoces, todo aquel que del que hayas oído hablar, todos los seres humanos que hayan existido, vivieron ahí sus vidas, el conjunto de nuestras alegrías y sufrimientos, miles de confinadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador o recolector, cada héroe o cobarde, cada creador o destructor de civilizaciones, cada rey o plebeyo, cada joven pareja enamorada, cada padre y madre, cada niño desesperado, inventor y explorador. Cada creador de moral, cada político corrupto, toda súper estrella, cada líder supremo. Cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo, suspendida en un rayo de sol.

La tierra es un pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre, derramada por todos esos generales y emperadores para que en gloria y triunfo pudieran convertirse en los amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las infinitas crueldades de los habitantes de una parte de este pixel, hacia los casi indistinguibles habitantes de cualquier otra parte, la frecuencia de sus malentendidos, lo impaciente que están por matarse los unos a los otros. Lo ferviente que son sus odios; nuestras posturas, nuestra imaginada auto importancia; la falsa ilusión de tener una posición privilegiada en el universo son desafiadas por este punto de luz pálido, nuestro planeta, una mota solitaria en esta inmensa y envolvente oscuridad cósmica… en nuestra oscuridad, en toda esta inmensa vastedad.

No hay ningún indicio de que la ayuda vendrá de algún sitio, para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora capaz de albergar vida. No lo hay en ningún otro lugar, al menos en el futuro cercano a donde nuestra especie pueda migrar ¿Visitar? Sí ¿Establecerse? Aún no.

Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde estamos. Se ha dicho con fuerza que la astronomía es una experiencia constructora de carácter y humildad; quizá no haya mejor demostración de la estupidez de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro diminuto mundo.

Par mí, recalca nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente y para preservar y cuidar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido”. CARL SAGAN 1934-1996″.

¿A POCO NO ESTÁ MÁS QUE ACTUAL LA NARRATIVA?

Ahora que el país más poderoso del mundo está comandado por un patán, con un ego inmenso, que tiene todo el poder por hacer desaparecer casi ese punto azul, porque su ego y sus manifestaciones de “grandeza” son enormes. Y porque los seres humanos nos seguimos tratando con crueldad, como si fuésemos efectivamente los amos del universo, cuando que somos tal vez un accidente o una coincidencia de tantos factores, que dieran lugar a este pequeño “Punto Azul” en la vastedad del universo.

“PODRIAMOS ESTAR VIVIENDO EN ALGÚN ÁTOMO DEL CAFÉ DE ALGUN GIGANTE”

O, como me dijera mi jefe y amigo el señor Edwar Nichols, cuando trabajara de traductor en Laguna Verde y este señor fuese un tremendo conocedor de cuestiones atómicas y platicando conmigo, un auténtico lego en la materia, y al escucharlo hablar de los “espacios” los átomos y al pedirle explicaciones, sonriente me dijera: “Mira Ingram, hasta podríamos estar viviendo en algún átomo de alguna molécula del café matutino que está por tomarse algún gigante”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -