Zumby Pixel

Muchas regiones europeas anhelan la independencia

Hoy, lo vemos con Cataluña, en España, que debería haber efectuado un referéndum, como el que hizo Escocia hace pocos años, seguramente con resultados más convenientes

Publicado 01 octubre 2017 el 01 de Octubre de 2017

por

Sentimiento legítimo imposible de sofocar

Dr. Armando Rojano Uscanga

El independentismo va contra la lógica política y económica, y eso lo sabemos muy bien los mexicanos que aún no asimilamos lo ocurrido en 1810, gracias a la desinformación imperante (desinformación suela mejor que ignorancia). Lo correcto es mantener un estado grande y fuerte, pero algo hay que hacer, cuando ese gigante se desmorona y su futuro no coincide con nuestras expectativas. Así ha sido la historia de la humanidad y seguirá siendo. Y Europa es el principal escenario separatista del mundo, por eso iniciaron allí las dos guerras mundiales.

Hoy, lo vemos con Cataluña, en España, que debería haber efectuado un referéndum, como el que hizo Escocia hace pocos años, seguramente con resultados más convenientes, pero la política española no quiso arriesgarse y prefirió eternizar el problema. Bien podían negociar un status intermedio, como lo hicieron con el País Vasco.

En Europa oriental nacieron muchos nuevos países al desaparecer la Unión Soviética y Yugoslavia. En Europa occidental, por el contrario, los antiguos Estados parecían definidos, pero en su interior bulle el anhelo separatista. En orden de importancia, el primer lugar corresponde a Escocia, donde ya hicieron un referéndum en 2014 que resultó adverso al separatismo, pero al dejar de pertenecer el Reino Unido a la Unión Europea por el Brexit, la esperanza revivió.

 Le siguen Baviera, la región más grande de Alemania (13 millones de habitantes, más que Suecia y Portugal) y el mayor PIB germano; Flandes, convencida de que Bélgica se evaporará y Flandes (hablan flamenco) sin Valonia (hablan francés) estará económicamente mejor; Padania, es el movimiento secesionista económico del norte de Italia (Lombardía, Aosta, Piemonte, Liguria, Véneto y Emilia-Romagna), que generan ingresos que creen que malgastan en el centro y sur; Tirol del Sur, es un caso económico, políticos, históricos y social, pues perteneció hasta el final de la Primera Guerra Mundial a Austria-Hungría y luego a Italia. Después de la Segunda Guerra Mundial obtuvo más autonomía política e idiomática, ahora su éxito económico lo aleja de la endeudada Italia; y finalmente la legendaria Córcega, que conserva su idioma en contra de los deseos del estado francés.

US - US -