Zumby Pixel

FMI vislumbra buenas perspectivas de crecimiento

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) terminaron sus habituales jornadas de octubre con buenas perspectivas, pero con temor a que los problemas políticos pongan en peligro el crecimiento de las economías avanzadas. La aceleración global es un hecho, y el repunte está muy repartido geográficamente.

Publicado 15 octubre 2017 el 15 de Octubre de 2017

por

Empañadas por las políticas de Trump hacia instituciones conservadoras

Dr. Armando Rojano Uscanga

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) terminaron sus habituales jornadas de octubre con buenas perspectivas, pero con temor a que los problemas políticos pongan en peligro el crecimiento de las economías avanzadas. La aceleración global es un hecho, y el repunte está muy repartido geográficamente. Las perspectivas mejoradas de las economías avanzadas explican la revisión al alza de 2017, las de las emergentes desempeñan un papel más importante en las de 2018.

Si el mundo fuera una sola economía, el crecimiento previsto para este año se situaría en el 3,6% y para el siguiente en el 3,7%, según el FMI, una décima más de lo calculado hace cuatro meses. América Latina avanza a un ritmo del 1,2% en 2017, dejando atrás una contracción del 0,9% en 2016 y la zona euro lo hará un 2,1% (dos décimas más de los que se estimaba en julio). En Estados Unidos, la primera potencia, el 2,2% de 2017 supone una mejora de una décima con relación a la última proyección y en China, la segunda mayor economía del planeta, la demanda interna mejoró y el Fondo elevó sus previsiones en una décima, hasta el 6,8%
Pero al FMI le preocupan las disputas políticas entre países y regiones, siempre, claro está, con dinero de por medio. Las difíciles negociaciones del Brexit y el riesgo de ruptura en el resideño del TLC o Nafta-el gran pacto comercial entre EEUU, Canadá y México-, han planeado durante toda la semana. Además, el propio FMI enfrenta su problemática, pues el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin reclamó a la institución que sea ejemplo de disciplina fiscal y le advirtió que deberá revisar sus salarios, en una más de las señas de identidad de la Administración de Donald Trump de poner en tela de juicio mucho de lo establecido respecto a los organismos multilaterales, pedirles cuentas en público e incluso abrir la puerta a dejarlos.  Lo hizo con la OTAN como candidato, siguió con la Unesco, que recién abandonó, y esta semana, en plena reunión semestral de otoño, empezó a criticar a organismos como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Washington quiere cambios, lo ha dicho ante los micrófonos y, además, ha atacado donde duele: les ha advertido de que tendrán que revisar sus propios sueldos.

 

- US -