Zumby Pixel

El FMI propone aumento de impuestos a ricos y renta básica universal

Reconoce que es inevitable cierto grado de desigualdad en un sistema económico como el actual...

Publicado Hace 20 horas el 12 de Octubre de 2017

por

Para promover el crecimiento inclusivo

Dr. Armando Rojano Uscanga

El Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo Monetario Internacional, en la última edición de su revista Monitor Fiscal, propone para abatir la desigualdad y la brecha social, buscar políticas que promuevan un crecimiento inclusivo, como la política fiscal que es un instrumento poderoso para alcanzar los objetivos de redistribución. Reconoce que es inevitable cierto grado de desigualdad en un sistema económico como el actual, pero que una brecha social excesiva puede erosionar la cohesión social, fomentar la polarización política y reducir el crecimiento económico.

El informe centra su atención en tres áreas principales: los impuestos a las rentas más altas, la adopción de un régimen con un salario básico universal (UBI, por sus siglas en inglés) y la función del gasto público en el terreno de la educación y la salud. Explica como en las economías avanzadas, la política fiscal, a través de transferencias e impuestos directos reducen la desigualdad del ingreso en una media de un tercio, y tres cuartas partes de esa reducción se logran a través de transferencias. Y en las economías en desarrollo, la redistribución fiscal es más limitada porque la tributación y el gasto son más bajos y menos progresivos, y porque los impuestos indirectos regresivos son más comunes. La progresividad fiscal ha disminuido en las últimas tres décadas, de acuerdo con la disminución del IRPF de los países de la OCDE de una media del 62% en 1981 hasta un 35% en 2015.

Las tasas de tributación marginal aplicadas a quienes ganan el máximo tendrían que ser más altas que las actuales. También se podrían evaluar distintos tipos de impuestos sobre la riqueza.

Del salario básico universal, consideran que tendría un impacto significativo en la desigualdad y la pobreza. Sin embargo, debe incluirse también el costo fiscal que este tipo de medidas tendría para los gobiernos y cómo financiarlas. Para el FMI el costo de aplicar un salario universal varía según el nivel fijado. Como ejemplo, la institución estima que un sueldo de un 25% del ingreso per cápita medio, tendría un costo fiscal que rondaría el 6% y el 7% del PIB en las economías avanzadas y entre el 3% y el 4% en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Recomienda que su implantación sirva como opción para reemplazar el gasto social ineficiente.

 

- US -