Zumby Pixel

“STOP Tráfico de Especies”

Según la WWF cada año mueren más de 30.0000 elefantes, 1.200 rinocerontes y 100 tigres a manos de cazadores furtivos, este tipo de crimen contra la naturaleza es equiparable al tráfico de drogas o incluso, armas.

Publicado 30 octubre 2017 el 30 de Octubre de 2017

por

El último censo publicado por WWF confirma un descenso del 70% de la población de elefante de selva en África central

Agencias / El Dictamen

El Fondo Mundial para la Naturaleza público en su sitio web su campaña contra el tráfico de especies. Según la WWF cada año mueren más de 30.0000 elefantes, 1.200 rinocerontes y 100 tigres a manos de cazadores furtivos, este tipo de crimen contra la naturaleza es equiparable al tráfico de drogas o incluso, armas.

Quizá te interese: Greenpeace busca impulsar la creación de un santuario antártico

La campaña llamada “Stop tráfico de especies” busca implicar a la población en la lucha contra este gran negocio de la extinción. Salvar a las especies en peligro y conservarlas para generaciones futuras. Entre los argumentos del Fondo Mundial para la Naturaleza, se sostiene que el tráfico de especies es equivalente al de drogas y armas, pero mucho menos arriesgado y perseguido aunque genera un impacto social y económico similar, además del correspondiente impacto sobre la biodiversidad. sus principales víctimas son Elefantes, tigres y rinocerontes, aunque el panorama completo abarca miles de especies de fauna y flora afectadas por un comercio criminal que mueve entre 10 y 20.000 millones de euros al año.

Mencionan que el último censo de elefantes de bosque realizado en países de África central, confirma una disminución del 70% de su población en la última década. En Camerún, República del Congo, República Centroafricana y Gabón sólo quedan 9.500 individuos. La asociación responsabiliza a la caza furtiva a gran escala como la principal causa del descenso. La obtención del marfil sigue siendo la principal razón para cazar a los gigantes mamíferos, tanto que puede llegar a extinguir a la especie en esta región.

Quizá te interese: Netflix cancela ‘House of Cards’ tras acusaciones contra Kevin Spacey

Tigres, rinocerontes y miles de especies más, están al borde del colapso. Cada año se comercializa de forma ilegal con 1,5 millones de aves vivas y 440.000 toneladas de plantas medicinales y se matan unos 110 tigres, 1.200 rinocerontes, unos 30.000 elefantes y 100.000 pangolines (en la última década) para obtener sus huesos, pieles, cuernos, colmillos, escamas y carne. En 2016 por ejemplo, se alcanzó el récord de incautaciones mundiales de marfil ilegal desde que su comercio internacional fuera prohibido, en 1989. Afirma la WWF en su sitio.

Finalmente terminan el comunicado con su punto de vista sobre la difícil situación. “El tráfico de especies es una actividad criminal muy lucrativa que pone en peligro la seguridad de los países, obstaculiza el desarrollo social y económico, destruye la riqueza natural y pone en riesgo la salud mundial. Un problema que va mucho más allá de ser una de las primeras causas de pérdida de la biodiversidad mundial, para convertirse en un problema de seguridad nacional”.

Quizá te interese: GALERÍA: Así fue el reencuentro de Sabrina, la Bruja Adolescente

- US -