Zumby Pixel

Greenpeace denuncia fallas en un buque hundido en Chiloé

La ONG reporta que tras investigaciones, encontraron registros de deficiencias que podrían haber contribuido con los sucesos que concluyeron con el hundimiento del barco Seikongen.

Publicado 26 octubre 2017 el 26 de Octubre de 2017

por

El pasado miércoles, la organización ambientalista Greenpeace expresó su preocupación ante las severas consecuencias medioambientales que podría generar el hundimiento de una embarcación que transportaba 200 toneladas de salmones en la zona de Chiloé, en el centro-sur de Chile, tales como el posible derrame de 70 mil litros de petróleo.

Agencias / El Dictamen

La ONG reporta que tras investigaciones, encontraron registros de deficiencias que podrían haber contribuido con los sucesos que concluyeron con el hundimiento del barco Seikongen.

Greenpeace exige claridad sobre las reparaciones que tenía pendiente el buque para conocer si fueron realizadas, y alerta sobre la idoneidad de la autoridad marítima para controlar un evento de estas características.

Quizá te interese: El suelo produce 95 % de los alimentos que consume el mundo

“El accidente dejó en evidencia la precaria capacidad de respuesta ante una posible tragedia medioambiental en los mares de Chile: no solo respecto de la contención de posibles fugas de diésel o petróleo, sino con las cargas que van en las embarcaciones. Los salmones, de acuerdo a normas de Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura), debieron haber sido retirados en menos de 48 horas, pero pasaron días y aún siguen dentro del barco”, menciona Estefanía González, coordinadora de Océanos de Greenpeace Andino.

De acuerdo con Greenpeace, el barco construido en Hong Kong presentó una serie de deficiencias que fueron registradas por los inspectores de la Autoridad Marítima China antes de su zarpe rumbo a Chile. Las falencias fueron agrupadas en tres categorías: puertas contra el fuego, cuestiones eléctricas y aspectos de navegación.

Quizá te interese: Francia anuncia que impondrá un “veto climático” al CETA

- US -