Zumby Pixel

Francia anuncia que impondrá un “veto climático” al CETA

El ministro de la Transición Ecológica, Nicolas Hulot, justificó el plan de acción para "poner este CETA bajo vigilancia" porque "hay una contradicción" entre este tratado y los "compromisos" adquiridos por Francia para limitar los efectos del cambio climático, en particular sobre el uso de combustibles fósiles.

Publicado 25 octubre 2017 el 25 de Octubre de 2017

por

El Gobierno de Francia anunció hoy que impondrá un “veto climático”, de carácter medioambiental, al acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá (CETA), que está en vigor desde finales de septiembre y cuya aplicación pondrá “bajo vigilancia”.

Agencias/El Dictamen

Varios miembros del Ejecutivo explicaron en conferencia de prensa que pedirán a la Comisión Europea (CE) que se cumplan reglas de “estricta reciprocidad” en materia medioambiental y sanitaria, lo que significa que las importaciones procedentes de Canadá deberán cumplir las normas europeas en esos terrenos.

Quizá te interese: Shanghái estrena su primera estación solar

El ministro de la Transición Ecológica, Nicolas Hulot, justificó el plan de acción para “poner este CETA bajo vigilancia” porque “hay una contradicción” entre este tratado y los “compromisos” adquiridos por Francia para limitar los efectos del cambio climático, en particular sobre el uso de combustibles fósiles.

El denominado “veto climático” implicará que las disposiciones francesas para concretar esos compromisos climáticos “no puedan ser atacados por un inversor” ante un tribunal de arbitraje.

Hulot insistió en que esta medida es coherente con la postura del presidente de Francia, Emmanuel Macron, en el sentido de que “en ningún caso debemos aceptar que se cuestionen nuestras reglas en materia sanitaria o medioambiental”.

Quizá te interese: Medios deben replantear cómo cubrir el calentamiento global

Preguntado sobre si el plan francés implica renegociar el CETA, respondió que se puede aplicar “desde el momento en que la Comisión Europea nos quiera ayudar”.

“Europa debe proteger a sus ciudadanos europeos y protegerse de una intrusión de bienes y servicios” que no respeten sus propias normas, añadió.

El plan es la respuesta del Gobierno francés a las conclusiones de una comisión independiente, a la que había encargado una evaluación, que en septiembre pidió medidas de vigilancia y control de su aplicación para garantizar “niveles elevados de protección del medio ambiente y la salud” y coherencia con el pacto de París sobre el clima.

Para Hulot, desde ahora hasta la ratificación del acuerdo por el Parlamento francés en el tercer trimestre de 2018, el plan servirá para “demostrar que el dispositivo nos puede ahorrar los riesgos señalados” por esa comisión.

Más allá del compromiso con Canadá, el ministro dijo que “hay que sacar inmediatamente las lecciones del CETA” para que aparezca el “principio de precaución” y para que en el futuro no se pueda establecer ningún acuerdo comercial sin que la dimensión del desarrollo sostenible sea “vinculante”.

Quizá te interese: Líderes indígenas piden apoyo contra la deforestación

- US -