Zumby Pixel

Casas de bambú para damnificados

La idea es adaptar las viviendas en las zonas de riesgo a la situación del suelo en el que se encuentran y al clima para que, en caso de desastre, los daños puedan minimizarse y la reconstrucción cueste mucho menos trabajo.

Publicado 01 octubre 2017 el 01 de Octubre de 2017

por

Javier Lendeche/El Dictamen

Después de la oleada de sismos que se registraron en México durante el mes de septiembre los cuales dejaron más de 300 mil afectados y alrededor de 100 mil casas dañadas, según cifras oficiales, el patrimonio de familias completas de Oaxaca, Chiapas, Morelos y Ciudad de México se ve seriamente amenazado.

Quizá te interese: La vida después del plástico en Kenia

¿Una solución?

Para hacer frente a las secuelas de ésta catástrofe, la Organización de las Naciones Unidas –Habitad, quien anteriormente había asesorado al gobierno de Ecuador para la planificación urbana de viviendas y gestión de zonas de riesgos, trae a México un programa para crear viviendas que se adaptaran a zonas sísmicas con casas de bambú.

La idea es adaptar las viviendas en las zonas de riesgo a la situación del suelo en el que se encuentran y al clima para que, en caso de desastre, los daños puedan minimizarse y la reconstrucción cueste mucho menos trabajo.

¿Por qué es tan sorprendente el Bambú?

Los bambúes pueden ser plantas pequeñas de menos de 1 m de largo y con los tallos de medio centímetro de diámetro, pero también los hay gigantes de unos 25 metros de alto y 30 centímetros de diámetro. Las bondades del material son evidentes, construir una vivienda con estructura de bambú representa un ahorro que puede llegar al 35 por ciento dependiendo del tipo, tamaño y gusto de la persona.

Dato

El bambú es considerado el acero verde, la madera del futuro. Con esta planta se pueden hacer instrumentos, muebles y grandes estructuras que soportan toneladas de peso.
Sabías qué…?

Quizá te interese: Santuario de perezosos en peligro

Trabajar con el bambú es una tarea a largo plazo, pues se requieren hasta tres años de crecimiento y dos meses más de secado para que pueda ser manipulado.

 

- US -