Zumby Pixel

MODA EN CINCO DÉCADAS

Respecto a la "moda elegante", las láminas traían la figura femenina ataviada con vestidos, sombreros y otros accesorios que dan relevancia a la mujer

Publicado 08 octubre 2017 el 08 de Octubre de 2017

por

 

HABLANDO DE . . .

Concepción Díaz Cházaro
Cronista de la ciudad
Desde tiempos remotos la forma de vestir ha sido regida por los modistos, casas de ropa y artículos para damas y niños, así como caballeros. He tenido la oportunidad de ver los volúmenes del “correo de ultramar” y la “moda elegante” del siglo XIX así conocí Catálogos como los del “Bon Marché” y “Galerías La Fallete” de París, Francia.

Respecto a la “moda elegante”, las láminas traían la figura femenina ataviada con vestidos, sombreros y otros accesorios que dan relevancia a la mujer, los modelos para niños y niñas de estilo marinero, algunas escenas de playa, por cierto, los cuadros de Joaquín Sorolla las reflejan.

Ya en el siglo XX por los años cincuenta, conocí “Le Officiel”, revista francesa, con los modelos de grandes diseñadores del momento: Dior, Balenciaga, Chanel, Givenchy, entre otros, cuyas creaciones fueron llevadas por la mujer. Coco Chanel, cuando se combatió la “gran guerra”, optó por crear ropa cómoda para ellas, que en esos momentos, tuvieron que realizar trabajos que los hombres dejaron para ir al combate. En su propuesta de cambio suprimió el corset, elaboró ropa con tejidos de punto de algodón que tuvieron excelente acogida. Seguiría el estilo “charleston” con los vestidos sueltos con talles bajos, flecos en el cabello, largos collares y zapatillas de tacón carrete que aparecen en varias películas.

El cine fue decisivo en los cambios que se dieron en la moda. Las artistas eran imitadas en cortes de pelo, maquillaje y vestuario. En los años treinta, Marlene Dietrich, Greta Garbo, Mae West, Norma Scherer y Kathrine Hepburn portaban elegantes modelos en géneros de caída, luciendo sus esbeltas figuras. Las pieles sobre los hombros y los zorros rojos fueron los preferidos de ese momento. Marlene Dietrich en la película “El Ángel Azul” de mil novecientos treinta causó gran revuelo por mostrar los muslos al desnudo.

En la década de los cuarenta para el film “Casablanca” con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, el vestuario de Orry-Kelly fue confeccionado en telas de algodón en lugar de las sedas y lanas debido a la austeridad de la guerra. Los modelos de Ilsa Lund  eran vestidos enteros o conjuntos de dos piezas, ajustados a la cintura, con cortes en “V” en el escote y solapas largas. En cuanto a Rick Blaine le fue confeccionada la gabardina por Burberry, un clásico que continúa vigente. La prenda más sexy de esta época fue el short así como el calzado en alpargatas, los cinturones fueron un “must”. Nace el vestido de cocktail, más elegante que el de tarde pero menos que el de noche.

En mil novecientos cuarenta y siete Christian Dior sorprende con el nuevo look glamoroso de la colección “Corolla” que representó la recuperación del lujo y el exceso. La moda de los años cincuenta se destaca por la vuelta del esplendor. Atrás queda el estilo austero y simple de los años de guerra.

Entre los diseñadores que se destacaron en esta época son Pierre Cardin, Cristóbal Balenciaga, Coco Chanel y Givenchy, vistiendo a figuras famosas que marcaron a toda esa generación: Marilyn Monroe y Brigitte Bardot. En esta misma época aparece Audrey Hepburn, ícono de moda, que con frescura y encanto rompió moldes a partir de los años cincuenta. Givenchy colaboró por primera vez con ella en “Sabrina” y desde entonces se convirtió en su musa. Su silueta junto con los maravillosos estilismos que llevó como ninguna, le convirtieron en símbolo de sofisticación y elegancia. Cada una de sus películas es una exhibición de moda: “Sabrina”, “Amor en la tarde”, “Cómo robar un millón de dólares” y por supuesto “Desayuno en Tiffanys”.

A partir de los quince años el estilo de Audrey Hepburn fue mi favorito, de hecho utilicé su corte de pelo, la forma de atarse la pañoleta y algunos otros detalles.

 

US - US -